ECONOMIA EL ‘DOLAR FLETE’

Cruce de intereses en proyectos de la industria naval

Por año, por la contratación de servicios profesionales, prestaciones en el exterior y fletes para el transporte, se van unos US$ 5 mil millones. Ahora dos proyectos toman ese dato para promover la marina mercante y los buques nacionales con énfasis en la Hidrovía Paraná-Paraguay.

El diputado del FpV Gastón Harispe presentó el proyecto de promoción naval avalado por el subsecretario de Puertos y Vías Navegables, Horacio Tettamanti, con beneficios para los astilleros de mayoría de capital nacional, como el de Tettamanti. Del otro lado, un proyecto de Gustavo Martínez Campos (FpV) incluye la participación de importados porque aduce que el problema para atraer más inversiones radica en los impuestos que cobra la Argentina a los barcos que quieren operar bajo su bandera.

La pelea reside, en parte, en cómo se arma el esquema de financiamiento para promover los buques made in Argentina y cómo se promociona el comercio en la hidrovía.

El titular del Centro de Patrones de Cabotaje Marítimo, Julio González Insfrán, que apoya el proyecto de Martínez Campos, consignó que el proyecto de Tettamanti busca “beneficiar a su astillero y dejar afuera al principal competidor” –de mayoría de capital extranjero–. Esto generó divisiones dentro de la Federación de la Industria Naval (FINA).

En diálogo con PERFIL, su presidente, Juan Torresín, consideró que la promoción nacional tiene una lógica: “Las empresas de capital extranjero tienen acceso al financiamiento externo y a mejores tasas que las locales”.

La navegación de la hidrovía también es eje de disputa. “La presión impositiva desalienta usar barcazas de bandera argentina y el 90% del comercio lo hace Paraguay”, explicó González Insfrán.



Patricia Valli