ECONOMIA THOMAS POOLE GRIESA

De Lennon a Kicillof, el juez tiene 84 años y elige trabajar poco

Tiene 84 años y elige trabajar poco. La "ayuda" en el segundo canje de deuda.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Tiene 84 años y, aunque podría haberse jubilado, se desempeña como “juez senior”, una figura particular que existe en la Justicia de Estados Unidos para no obligar a dejar su trabajo a un magistrado cuando cumple 70. Quizás a su edad no pensó que la economía de un país entero espera sus decisiones desde su oficina ubicada a metros del puente de Brooklyn.

Lo cierto es que el juez Thomas Poole Griesa es hoy la pieza clave para intentar llegar a un acuerdo con los fondos buitre. Aunque no toma todos los casos, y trabaja menos horas que cualquier magistrado, esta semana les hizo saber a varios abogados litigantes que trabajará desde su casa. “Quédense tranquilos, mi casa está en Nueva York”, les hizo llegar a varios letrados.

Nacido en Kansas, estudió en Harvard y en Stanford, y a los 22 años llegó a trabajar de guardia costero mientras estudiaba, para ganar algo de dinero. Ya recibido, trabajó como abogado, y fue recién en junio de 1972 cuando fue designado juez por Richard Nixon, el presidente republicano involucrado en el escándalo del Watergate. Curiosidades de la vida judicial: quienes lo conocen aseguran que siempre estuvo cerca del Partido Demócrata. A partir de allí, tuvo varios casos de resonancia, condenando al poderoso sindicato de camioneros o al FBI por infiltrar agentes al Partido Socialista de los Trabajadores.

Pero hubo un caso que lo llevó a la revista Rolling Stone: en 1976, John Lennon se presentó como querellante acusando a su productor, Morris Levy, de haber editado un álbum (John Lennon sings the great rock’n roll hits) sin su permiso y con un sonido de mala calidad. Lennon le pidió al juez que comparara las versiones originales con las que se habían editado, y Griesa terminó escuchando los discos en casa de uno de sus asistentes. Además, el ex beatle criticaba la foto de tapa ya que el largo del pelo “dañaba” su credibilidad. “Me lo corto cada 18 meses”, gritó Lennon en pleno juicio y le sacó la única sonrisa pública que se le conoce a Griesa, quien terminó otorgándole una indemnización de 35 mil dólares.

En 2000 logró ascender a juez federal por el distrito sur de Nueva York. Desde ese lugar, trabó embargos de bienes y cuentas bancarias de Argentina en el exterior, y asimismo colaboró para que el país pudiera terminar el segundo canje de deuda que encaró el Palacio de Hacienda en 2010, con Amado Boudou como ministro. En ese entonces, fue Griesa quien no aceptó varios pedidos de bonistas para frenar el canje.



Ezequiel Spillman