ECONOMIA

De ‘schiaffo’ a ‘pazzo’: Moreno hace un curso acelerado de italiano

Mientras se alista para viajar a Europa, el ex secretario de Comercio también prepara sus memorias. 

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

“Schiaffo” es bofetada. “Pazzo” significa loco. Y “prezzi” quiere decir precios. A regañadientes, y mientras intenta postergar todo lo que pueda su partida a Italia como agregado económico de la embajada en Roma, el ex secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno está realizando un curso acelerado de italiano para darse a entender en su nuevo cargo.

Su esposa, la escribana Marta Cascales, es su compañera de estudios de la lengua de Dante Alighieri, y es la más entusiasmada con la nueva vida en el Viejo Continente que les asignó la presidenta Cristina Kirchner. De hecho, partió la semana pasada a buscar casa. El otrora funcionario fuerte del Poder Ejecutivo quiere llegar y tener todo listo, cuentan en su entorno.

“Azienda” es empresa y “accordo”, acuerdo, términos que deberá tener claros para profundizar vínculos comerciales con la Unión Europea. Si bien es un idioma cercano a los argentinos, y con muchas palabras que viven gracias al lunfardo en la lengua actual, Moreno quiere tener nociones básicas para su desempeño. Habituado a expresiones coloquiales como “pongui pongui” para pedir dinero, deberá ceñirse a frases más formales que excedan insultos conocidos como “vaffanculo”, que no necesita traducción.

Moreno, mientras tanto, está ordenando la ferretería mayorista Distribuidora América, su negocio familiar de toda la vida. Hoy reparte sus horas entre su casa de Constitución y la oficina de su mujer, en Piedras al 1000. Allí, recibe dirigentes y militantes, y escribe un libro con sus memorias en la gestión de los últimos tiempos. Está preocupado por la economía, y armó una oficina en Diagonal Sur al 600, frente a su antigua repartición pública.



Jairo Straccia