ECONOMIA MENSAJE AL GOBIERNO

Del amor a la amenaza, Coca-Cola advierte que suspenderá inversiones

En la casa matriz de la multinacional analizan desactivar un desembolso de US$ 1.000 millones ante la suba de impuestos.

POSTALES DEL AYER. Macri llegó a decir que el hoy ex CEO de Coca era “fanático” del país.
POSTALES DEL AYER. Macri llegó a decir que el hoy ex CEO de Coca era “fanático” del país. Foto:DYN
“El CEO de Coca-Cola es fanático de la Argentina”. Con esas palabras, el presidente Mauricio Macri graficaba en septiembre de 2016 el vínculo de total empatía con Muhtar Kent, el entonces número uno global de la multinacional de gaseosas, que de hecho estaba en el país y había comido con él en Olivos. Desde entonces, no sólo Kent ya dejó la compañía, sino que en las últimas horas lo que era una historia de amor entró en crisis. La compañía de la gaseosa cola hizo saber que analiza desactivar una inversión de US$ 1.000 millones que había anunciado, luego de que el proyecto de reforma impositiva revelara que el Gobierno quiere aumentar los impuestos internos a las bebidas azucaradas.

La empresa más conocida del mundo había sido, de la mano de Kent en el foro de Davos, en enero de 2016, la primera multinacional en anunciar un plan de inversiones tras la asunción de Macri. Allí, en un encuentro multilateral, la firma había dicho, en términos generales, que invertiría US$ 1.000 millones en cuatro años para el “desarrollo de infraestructura de operación y distribución e iniciativas ambientales y de promoción de la actividad física”.

Ayer, desde la sede central en Atlanta, la firma, que tras la salida de Kent en mayo ahora es conducida por James Quincey a nivel global, mandó el mensaje en el marco de varios sectores que buscan negociar con el gobierno nacional para tratar de desmarcarse de los aumentos en los impuestos internos que figuran en el proyecto de reforma impositiva que presentó hace dos semanas el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Allí se establecía que las bebidas sin alcohol con azúcar añadido pasarían de pagar una alícuota del 4% o 7% al 17%.

“Con el tema de la reforma impositiva se va a frenar la inversión de US$ 1.000 millones”, indicaron fuentes de la casa matriz, al tiempo que mandaron un mensaje directo al corazón de las economías regionales: “Se dejaría de comprar jugos de frutas en la Argentina”. Para sus bebidas, la firma compra jugo concentrado de limón, manzana, naranja, pera, pomelo, uva y durazno en las provincias del Noroeste, Noreste y del Alto Valle de Río Negro.

Tanto en el Gobierno como en el sector privado se espera que haya diálogo y negociaciones para definir el camino a seguir, luego de que recientemente, tras quejas de productores y del gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, se revisaran tributos al vino.

Brindis. Ayer, en tanto, hubo satisfacción desde la industria del vino por la marcha atrás del Gobierno con la intención de cobrarle al vino y al champagne un impuesto interno del 17%. El presidente de Wines of Argentina, Alberto Arizu, ponderó la decisión y consideró que esto beneficia a un sector donde el 60% de los viñedos está en manos de pequeños productores.
“Nos parece muy atinado porque hubiese perjudicado a miles de pequeños productores”, expresó.


Temas: