ECONOMIA ESTRATEGIA OFICIAL

Delgado: “Hay que innovar en toda la cadena de la carne”

Entrevistado por Super Campo, el secretario de Agricultura contó algunos de los planes del ministerio para mejorar la ganadería.

PERFIL COMPLETO

No deja llamar la atención Gabriel Delgado como secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Primero por su juventud y segundo por su procedencia: el INTA, espacio del que también proviene el ministro Carlos Casamiquela. Pero en el caso de Delgado, lo curioso es su profesión ya que, en lugar de ser ingeniero agrónomo o veterinario, es economista. El funcionario que reemplazó a Lorenzo Basso se especializó en Economía Agropecuaria y posee un máster en Finanzas. Ingresó al Instituto de Tecnología Agropecuaria en 1998 en la estación Bordenave y luego fue el referente de finanzas agropecuarias en Transferencia y Extensión en el INTA Central.
Delgado participó de las 5tas Jornadas de Forrajes Conservados, en Manfredi (Córdoba), donde habló con Super Campo sobre algunos planes y proyectos de la cartera agropecuaria, aunque sin dejar mayores definiciones sobre los temas más picantes de la actualidad agropecuaria, que se deciden en otros ámbitos del gobierno.
“La razón de mi presencia aquí es que vemos en la generación de capacidades el camino que va a recorrer la Argentina. La convicción es que la gran revolución tecnológica del sector agropecuario argentino tiene que trasladarse a toda la cadena de la carne. Y la eficiente producción de forrajes significa mejorar el engorde, la sanidad y la reproducción, indicadores muy relevantes del desempeño de la actividad”, dijo.
—La producción ganadera está estacanda desde el año pasado. ¿Qué planes proponen para levantarla?
—Las cuestiones a discutir tienen que ver con la alimentación, y esto con la agricultura. El factor más importante es eficientizar la producción de animales pesados, poner más kilos de carne a la misma cantidad de cabezas, porque eso es mucho más barato que esperar una nueva zafra de terneros y crecer a partir de un nuevo individuo. Es decir que vamos a propiciar todas las políticas para aumentar el peso de faena. En segundo lugar, hay que mejorar la cantidad de terneros destetados. Mucho se habla del stock de ganado pero, con 22 millones de vacas, Argentina no puede darse el lujo de tener sólo 12,5 millones de terneros. Este es el gran desafío de la ganadería. Además de generar una producción y conservación de forrajes que la haga sustentable.
—Para aumentar el peso de faena, ¿se estudia volver a subir el límite?
—Estamos concretando muchas acciones para que los frigoríficos cumplan con el peso mínimo de 300 kilos. Por el momento, no estudiamos medidas de ese tipo, lo que no quiere decir que en el marco de una serie de políticas se pueda evaluar. Pero insisto en que la solución de largo plazo viene del lado del cambio tecnológico en la producción y acervo de pasto. El INTA, como brazo técnico del Ministerio, hace una tremenda inversión en recursos humanos, capacitación y extensión, con las medidas del plan ganadero, la mejora de la calidad de agua en las provincias, el apotreramiento, la aplicación de tecnología de la agricultura. La única medida que va a dar  sustentabilidad de largo plazo es producir carne de manera barata.
—Las estadísticas están indicando un incremento en la matanza de hembras. ¿Hay alguna previsión para preservar los vientres?
—Hubo un pequeño incremento de la faena, lo que no significa un proceso de liquidación de vientres. Los meses en los que aumentó la cantidad de hembras faenadas también se correspondieron con un período de sequía e importante falta de pasto.
—La lechería es otro sector en conflicto.
—El desafio que tiene es crecer. Si bien es un ejemplo de lo que significa la producción, cosecha y acerbo de forrajes, y de cómo hay que producir para lograr alimentos baratos, el sector se mantiene en 1,6 millón de vacas

Gabriel Quaizel