ECONOMIA SIN DIALOGO CON PAUL SINGER, TITULAR DEL FONDO NML

Demasiado temprano para buitres: Macri dijo que negociación no avanza

Según Prat-Gay, son “sólo” dos puntos del PBI los que están en juego en la discusión. Si bien admitió mal “timing” con el Bonar 2020 y las tasas altas, los mercados volaron.

Foto:WEF

La negociación con los fondos buitre avanza más lento de lo esperado. Así lo reconoció en la última jornada de actividad en el Foro Económico Mundial de Davos (WEF) el presidente Mauricio Macri. “Hasta ahora no hubo resultados concretos y esperábamos a esta altura tener las cosas vamos avanzadas”, admitió en conferencia de prensa, acompañado por el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay. La cercanía con Paul Singer, quien como el año pasado disertó en el WEF y no se refirió al país (ver aparte) no sirvió para los avances, que deberían producirse en los tribunales de Nueva York.
La próxima reunión con los holdouts y fondos buitre tendrá lugar el 1° de febrero, luego de que fuera postergada una semana “por pedido de los acreedores”, dijo el secretario de Finanzas, Luis Caputo, interlocutor y gestor de las negociaciones. “Esperemos a la reunión y ahí haremos una evaluación más concreta”, remarcó Macri para calmar ansiedades.
El Gobierno está apremiado, y eso juega a favor de los buitres. Esperaba para este momento un preacuerdo con los fondos buitre que los llevara, además a una tregua en los reclamos judiciales. La Argentina espera que los acreedores pidan un “stay” (amparo ),al juez Thomas Griesa para volver a los mercados internacionales de deuda y quedar a salvo de posibles embargos mientras se negocia la letra chica del pago a los holdouts.
En medio de la negociación, Prat-Gay buscó cargar las tintas sobre la gestión anterior, de Axel Kicillof, con una frase que podría volverse en contra en medio de una “negociación”. “Hablan del juicio del siglo, pero estamos negociando menos de dos puntos del PBI”, indicó. La Argentina se comprometió a presentar una oferta el próximo mes. Y según señaló Prat-Gay en un panel sobre Deuda Global, la oferta está prácticamente lista. “Tenemos que ser claros con los números”, aseguró más tarde. Según detalló el funcionario, quienes aceptaron el canje original recibieron 120 centavos por dólar de deuda y advirtió que hoy los buitres reclaman 350 centavos por dólar.

En ese contexto, reiteró que la próxima semana la oferta estará sobre la mesa y relativizó el peso del pago a los acreedores en función del bajo nivel de deuda que tiene la Argentina, que llega al 40% del PBI.
“Vamos a discutir el interés a aplicar porque en ningún ámbito, ni siquiera en el mercado inmobiliario, se va a encontrar una inversión tan sustancioso en ese periodo”·, indicó Prat-Gay para quien este litigio “sentará precedentes para la próxima burbuja que llegue”. El conflicto generó cambios en las reestructuraciones de deuda, que hoy abren el juego a las cláusulas de acción colectiva para evitar que un puñado de acreedores puedan poner en jaque todo un proceso de canje.
En total, incluidos los “me too” que reclaman cobrar lo mismo que el magnate Paul Singer, que tiene un fallo a favor de Griesa, se estima que el monto de los reclamos asciende a los US$ 10 mil millones según reconocieron en el Palacio de Hacienda.
Por otra parte, el ministro se refirió a la fallida colocación del Bonar 2020 por US$ mil millones que quedó desierta esta semana. El funcionario indicó que optó por no colocar para no convalidar una tasa que para él era “alta”. Al estilo Kicillof –que en la semana aprovechó para regodearse en la colocación fallida haciendo caso omiso de los fracasos en su gestión–, también aludieron al mal momento para la salida al mercado, en medio de la caída internacional de los emergentes.
Ayer los mercados estuvieron signados esta semana por los vaivenes en el precio del petróleo que ayer presentó 9,01%, la suba porcentual más alta desde agosto pasado. El precio del barril cerró en US$ 32,19, recuperando las pérdidas que sufrió desde principio de año, y el repunte justificó el cierre en alza del índice Merval, que trepó 5,2%, en línea con mercados del exterior.

 

Para Massa, una vía para no depender de Brasil y China

Participante de bajo perfil en todas las reuniones de Mauricio Macri en Davos, Sergio Massa, el representante de la oposición que aspira a convertirse en líder del partido justicialista consideró que el impacto de la participación en el Foro Económico Mundial tras doce años de ausencia fue “muy bueno para la Argentina y para el Gobierno”.
Massa dialogó con PERFIL desde una escala en Amsterdam y destacó el interés del sector privado. “Entre Shell, Total, Dow, Nissan y Coca-Cola, estamos hablando de anuncios de inversión de más de US$ 2.500 millones” recapituló. “Lo más importnate de todo es que nos abre las puertas del mundo en un momento complicado de la economía mundial y particularmente de Brasil y de China, que son nuestros principales socios comerciales”. Recordó la dependencia de los U$S 11 mil millones en exportaciones de oleaginosas que representa el gigante asiático y la cifra similar que implican las ventas siderúrgicas, automotrices y de la agroindustria también a Brasil. “Por eso es importante ampliar la oferta a nuevos mercados”, estimó.
El ex candidato a presidente por el Frente Renovador destacó el encuentro con Joe Biden y el compromiso para “el levantamiento de los votos negativos en los créditos de organismos multilaterales”. De todas formas, reconoció que “la cuestión holdouts aparece como un tema y el otro tema es que necesitamos consolidar la presentación de propuestas y proyectos a los multilaterales de crédito”, donde CAF, BID y Banco Mundial deben ser fuentes de financiamiento.
En las reuniones con las empresas, indicó Massa, hubo una “valoración positiva” a que él, como opositor, estuviese acompañando a Macri. “Nosotros seguiremos ejerciendo un control de las decisiones del Gobierno y mantenemos la actitud de señalar los errores. Es nuestro compromiso con más de cinco millones de votantes”, reiteró como en la campaña. En el ámbito político, destacó la reunión con el premier inglés, David Cameron, donde la Argentina ratificó su posición sobre Malvinas. Y reconoció que la mejor impresión se la dejó el canadiense Justin Trudeau. “Es joven e inteligente”, evaluó ya en el regreso a Buenos Aires.

 

No hubo una “oportunidad” de reunión con Paul Singer

El encuentro más esperado en Davos no fue posible. El presidente Mauricio Macri aseguró : “no tuve oportunidad de reunirme con Paul Singer”, de Elliott Management, el fondo que litigó contra el país, y que recorrió los mismos pasillos que el primer mandatario.
La apretada agenda del presidente en el foro, y la presentación de Singer ayer como participante de “¿Cómo prevenir un shock”?, fueron el argumento oficial para justificar la falta de un contacto entre el primer presidente y uno de los ejecutivos financieros con mayor peso en los Estados Unidos.
 A diferencia de años anteriores, en la presentación de Singer, no se refirió a la situación de la Argentina como tampoco mencionó detalles de las presentaciones que sus bogados están preparando. En cambio, en línea con su agenda en los Estados Unidos, en tanto, Singer logró incluir un espacio para el debate de los derechos de la comunidad LGTB en Davos.
Por otra parte, criticó a los bancos bancos al decir que “están vulnerables ocho años después de la crisis financiera mundial que hundió al mundo en su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial”. La situación interna de las instituciones financieras sigue siendo “opaca, muy arriesgada”, consideró.

Antesala. Tampoco hubo un encuentro entre el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, una de las fotos más esperadas del encuentro, y apenas unos días antes de que el secretario de Finanzas, Luis Caputo, que ya mantuvo encuentros con el mediador, Daniel Pollack, presente en Nueva York la primera oferta de pago que hace el país desde que los holdouts lograron una sentencia firme a su favor.
El secretario de Finanzas se había mostrado optimista sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo.  Uno de los mayores puntos en conflicto en la negociación es el pedido de los buitres  de reserva, algo que fue rechazado por el Gobierno.



Redacción de Perfil.com