ECONOMIA CONSUMIDORES INSEGUROS

Dudas sobre el futuro laboral horadan las expectativas y golpean la confianza

.

Uno de los motivos por los que al consumo le cuesta despegar es que los hogares no están seguros a la hora de tomar las decisiones de compra. Y para entenderlo basta ver cómo se mueven los indicadores de confianza. Con pérdidas en los cuatro subíndices, el indicador de Thomson Reuters/Ipsos Argentina, presentado en exclusiva para PERFIL, registró en junio el primer retroceso después de tres meses consecutivos de avances positivos.
Así lo había registrado también esta semana la Universidad Di Tella en otra medición de referencia, el Indice de Confianza del Consumidor, que se hundió arriba del 8%, con caídas tanto en la muestra de la “situación presente” como en la de expectativas para los próximos doce meses.
En el indicador de Thomson Reuters se observa que, después de que la recuperación del índice durante abril luego de su medición más baja del mandato de Mauricio Macri en marzo (42,4) se sostuviera en mayo, el ánimo del consumidor experimentó una caída desde 47,2 a 45,5 puntos porcentuales durante junio. Esto marca una caída de los 1,7 puntos, aunque aún se está lejos del piso del índice para la administración Cambiemos.

Encuesta. El Indice de Sentimiento Primario del Consumidor, que se publica desde 2010, está basado en una encuesta a 500 adultos a nivel nacional. Está compuesto por cuatro subíndices –Condiciones actuales, Expectativas, Decisión de compra y Seguridad laboral–, que se arman sobre la base de 11 preguntas que cubren las cuatro secciones. En esta ocasión, los cuatro experimentaron caídas en promedio de 1,3 puntos con la mayor caída siendo de 1,7 correspondiéndole al subíndice Condiciones actuales, seguido por Decisión de compra con 1,4 puntos.
La caída en la confianza del consumidor este mes resulta curiosa ya que mayo rompió la racha de tres meses consecutivos con inflación por arriba del 2%. El 1,3% medido por el Indec para mayo no sólo marcó una clara desaceleración, sino que también que es una caída notable porque, usando el empalme con la inflación Congreso el aumento interanual de precios era 24%, pero claramente es una caída en los precios que aún no se logra reflejar en la confianza del consumidor general.
El 45,5 del índice general plantea un humor general del consumidor en la misma situación que en noviembre del año pasado, mes anterior a que se llegara a 50,1 puntos durante diciembre. En aquella instancia de fin de año, la mayoría de los subíndices marcaron un pico al que aún no se pudo regresar.