ECONOMIA TRAS EL SALTO POR ENCIMA DE $ 17

Economías regionales e industria, los aliviados por el nuevo piso del dólar

Productores de frutas y verduras, fabricantes de químicos y plásticos, entre otros, son los primeros en mejorar la competitividad tras la minidevaluación. El debate es cuánto les dura.

Fábricas. Los sectores ganan oxígeno, aunque sin cambios sistémicos.
Fábricas. Los sectores ganan oxígeno, aunque sin cambios sistémicos. Foto:Cedoc Perfil

Después del salto del tipo de cambio por arriba de los $17, que abrió nuevamente el debate sobre cuánto y cómo impactará en la inflación, al mismo tiempo llevó a alivio, aunque parcial y tal vez temporario, a algunos sectores de la economía, como las economías regionales y algunos rubros de la industria.

Los analistas relevados por PERFIL coinciden en que 2016 fue un año en el que las quitas de retenciones, el fin del cepo cambiario, y la devaluación anterior de diciembre del 2015 influyeron en que este año tenga mayor competitividad que cuando se compara con el último año de la gestión anterior.

Sectores. “Hay sectores con más problemas de competitividad a los que una mejora en el tipo de cambio los mejora en el margen. Aunque haya otros aspectos de la competitividad sistémica aún no resueltos” indica Marcelo Elizondo, director general de la consultora DNI. Elizondo destaca la industria, particularmente los sectores químicos y plásticos y las economías regionales como los parcialmente beneficiados por los recientes aumentos del tipo de cambio en estas semanas. “Si comparamos con 2015, están levemente mejor que en 2015 porque había un tipo de cambio por debajo del medio dificultades de acceder a insumos a financiamiento por el cepo cambiario y además hoy en día exceptuando la soja, hay excepciones de retenciones en muchos de los productos exportables”, agrega el economista. Elizondo también explica que en el frente exportaciones desde 2010 a ahora cayeron los bienes industriales, el combustible y energía, y los servicios son las exportaciones que más problemas vienen teniendo. Estos problemas son de naturaleza estructural que un salto en tipo de cambio no resuelve.

Mariano Lamothe, director de Mercados Verticales en la consultora Abeceb, coincide en parte con el análisis de que el aumento del dólar le “da aire a ciertos sectores de la economía encarando el segundo semestre, después de dos paritarias que crearon subas de costos”.

Estos sectores particularmente son aquellos que le pueden dedicar una porción lo suficientemente importante de su producción total a exportaciones, como por ejemplo lácteos, carne y vinos. Esto les permitiría trasladar ese salto en el tipo de cambio a los precios de esa sección en particular de sus productos en vez de hacia la oferta doméstica, donde hoy en día hay menos margen.

Respecto de la comparación con la competitividad del 2015, el economista remarcó que la devaluación de fines de ese año se fue licuando con los aumentos de precios durante 2016 y lo que va de 2017.

Corto plazo. El director de Economía & Regiones, Diego Giacomini, no cree que el dólar a más de $17 implique una mayor competitividad, y responde que es “pan para hoy, hambre para mañana”. El economista pide prestar mayor atención a las ramificaciones potenciales de este nuevo nivel del dólar, ya que el posible impacto de un aumento en competitividad se pasaría a precios como aceleración inflacionaria si el Banco Central no toma medidas o en aumentos de tasas de interés en el caso que la entidad monetaria decida actuar.

Giacomini no considera válida la interpretación de que una variación en el tipo de cambio resulta determinante en el caso de la competitividad argentina, puesto que los países vecinos con peores tipos de cambio aun así son mas competitivos que el país.

Esto se debe a estos países vecinos tienen “una inflación 6 veces menor que acá, gasto público 15 puntos porcentuales más bajo, presion tributaria 11 puntos porcentuales más baja y deficit fiscal un tercio que el de Argentina”.

“El tipo de cambio quizás tendría que estar más bajo”

“El tipo de cambio no está atrasado, quizás tendría que estar más bajo”, sorprende el titular de la Cámara Argentina de Comercio, Jorge  Di Fiori.

En declaraciones periodísticas, el titular de la CAC aseguró: “El tema del tipo de cambio es uno de los tantos elementos a considerar. Si usted me dice si el tipo de cambio está atrasado yo le digo que no. No pasa por el tipo de cambio, pasa por el costo argentino. Si esta variable estuviese bien, a lo mejor el tipo de cambio tendría que estar más bajo y no en $17. Podríamos poner el tipo de cambio en $30 e inmediatamente tendríamos que ver los convenios colectivos e inmediatamente todo el mundo remarca a $30”.

Además, Di Fiori añadió: “Ya lo aprendimos eso y ya lo vivimos. No es el tipo de cambio la variable que regula la economía, sino la eficiencia. Si sigue subiendo el tipo de cambio lo que vamos a generar es un nuevo conflicto social y no vamos a beneficiar a nadie, salvo a los que especulan en el mercado financiero. Pero la bicicleta financiera  ayuda solo a los que están en ella y perjudica a la sociedad”.

El debate que viene, mientras tanto, es el traspaso a precios.