ECONOMIA AYER CERRO A $ 16,22

Efecto Temer: el salto del dólar pincha la bicicleta más de lo que alivia a la industria

En la City, el dólar se reacomodó en un nivel que frena las ganancias fáciles que generaba el tipo de cambio quieto. La devaluación en Brasil obliga a que el peso la acompañe.

El escándalo que protagonizó el presidente Michel Temer en Brasil generó un rápido y esperable efecto negativo en los mercados, que sintieron el cimbronazo el jueves y lograron cierta recuperación ayer. En la Argentina, el tipo de cambio flotante se encargó de hacer la tarea que le encomendó el Banco Central: “Absorber el shock externo”, para que el impacto no se sienta en la economía local, aunque la devaluación del real brasileño sumó presión en términos de competitividad.

El dólar en la City porteña escaló 36 centavos el jueves hasta $ 16,27, y bajó a $ 16,22 para la venta ayer, mostrando a lo largo de una semana una suba final de 44 centavos. Así, la devaluación de la moneda local fue de 2,7% en cinco ruedas. Del lado carioca, los críticos titulares de los diarios fueron el preludio de una devaluación del real de 4,4% en una jornada en la que la caída de 10% en la bolsa de San Pablo hizo que se detengan momentáneamente las operaciones. Sin embargo, considerando toda la semana, el real tuvo una devaluación de 5,1% al cerrar en 3,28 por dólar ayer.

“El real sumó cierta presión al peso”, evaluó Daniel Marx, director de Quantum Finanzas, en relación con la pérdida de competitividad con el vecino país, y describió que “es algo que se venía notando en los últimos tiempos y que hace pensar que Brasil mantendrá elevada su tasa de interés durante más tiempo, retrasando el crecimiento de la actividad”.
En lo referido al comportamiento de las monedas en la región, Marx advirtió que “posiblemente enfrentemos un período de volatilidad atada al complejo escenario político, que se suma a la presión del dólar, que lleva aún más tiempo que la del real”.

La tercera semana de mayo marcó el salto más importante del real desde 1999, pero en la Argentina, la cotización de ayer supera en apenas 12 centavos la del comienzo de 2017. Desde el punto de vista de operadores del mercado cambiario, una suba sostenida del dólar en las pizarras podría trasladarse a precios, especialmente si se consolida. Mientras tanto, el Banco Central presidido por Federico Sturzenegger mantiene su esquema de metas de inflación y casi no ha intervenido el tipo de cambio desde el inicio de la gestión.

Sin bici.
El Temergate, como lo denominó la prensa internacional, no fue el primer shock externo que debió absorber el tipo de cambio flotante, el Brexit y el triunfo de Donald Trump ya habían puesto a prueba el plan de la entidad monetaria. Pero la crisis política del país vecino puso un fuerte freno a las operaciones de “carry trade”, como se conoce a la operación por medio de la que los inversores buscan una rentabilidad a través de la venta de dólares, para luego suscribir activos como Lebacs, cuyo rendimiento es convertido a dólares después de un plazo determinado pero que supone un tipo de cambio estable. “Con el repunte del tipo de cambio que observamos esta semana, quienes se arriesgaron a hacer carry trade no obtuvieron ganancias”, resumió Mariano Peretti, portfolio manager de Maxinver.

El Banco Central, que durante las últimas semanas había comprado US$ 100 millones diarios para recomponer reservas, no realizó operaciones entre jueves y viernes. Las arcas de la entidad finalizaron con US$ 48.025 millones, unos US$ 375 millones menos que la jornada anterior. Bancos privados estiman que la decisión está vinculada a la suba del tipo de cambio.


Se calmó la Bolsa (por ahora)
La calma a la Bolsa local llegó ayer, después de los números rojos que invadieron las pantallas que muestran las acciones de las principales empresas el día en que el presidente de Brasil, Michel Temer, saliera a negar una eventual renuncia.
El índice Merval de la Bolsa de Buenos Aires, que retrocedió 3% el jueves, tuvo un “rebote técnico” el viernes, que fue de 2,76%.
El clima fue más tranquilo a medida que la cotización del dólar caía en la City porteña y la suba del precio del petróleo, que desde luego impulsó las acciones de las petroleras: YPF trepó 3% y Petrobras Argentina mejoró 4,80% en el panel líder.
Todos los bonos nominados en dólares mostraron leves ganancias, después de un jueves en que ya habían aumentado un 3% en promedio.
El riesgo país elaborado por JP Morgan mostró una leve mejora y se ubicó en 422 puntos, pero todavía se encuentra muy por arriba de Brasil que, pese al escándalo de corrupción de Temer, muestra cifras más favorables que la Argentina, llegando solamente a 282 puntos.