ECONOMIA ¿EFECTO COLATERAL O NUEVO MODELO?

El 60% de los empleos creados en la era Macri es de cuentapropistas

Crece la cantidad de trabajadores que realizan sus propios aportes. Mientras se suceden despidos y cierres de fábricas, la Casa Rosada alienta que haya más emprendedores.

¿Cambio de modelo o efecto colateral?
¿Cambio de modelo o efecto colateral? Foto:Cedoc

Más de la mitad de los puestos laborales que se crearon desde que asumió el Gobierno hasta abril de este año– según el último dato oficial disponible– responden a quienes trabajan “por cuenta propia”, monotributistas que corren con sus aportes jubilatorios y de salud. Lo que para el candidato bonaerense Esteban Bullrich es la apuesta por los “emprendedores”, para otros es resultado de la expulsión de trabajadores asalariados que pasan a hacer “changas”. 

Así, desde noviembre de 2015 hasta abril de este año, se inscribieron 60 mil puestos de monotributistas generales –en las diferentes categorías de aporte– y otros 35 mil monotributistas sociales. Según los datos de la consultora Ecolatina en base a las cifras del Ministerio de Trabajo, en ese período, el empleo general creció 0,8%, por un total de 160 mil puestos. Eso representa que el 37% fueron monotributistas y el 21,8% de la variante social. El resto estuvo explicado por la creación de empleo público y trabajadores de casas particulares.

“Hay un cambio en la composición que no es menor, en tanto se observa una evolución diferenciada del empleo de acuerdo al tipo de contratación. Empleados de casas particulares, monotributistas y monotributistas sociales constituyen un heterogéneo grupo de trabajadores que alcanzaron tasas de crecimiento de entre 4% y 10% durante la gestión actual. Así, la cantidad de puestos bajo estas modalidades de empleo, más precarias que la de los asalariados, aumentó en 115 mil en el período bajo análisis”, detallaron en la consultora que fundó Roberto Lavagna.

Los autónomos, que también trabajan por cuenta propia, cayeron en 12 mil empleos. Pero esto estuvo “incentivado por los nuevos límites que poseen los monotributistas en su facturación”.

Así, hasta ahora el sector asalariado formal falló en ponerse al día con la creación de empleo. En casi un año y medio, se perdieron 53 mil puestos de trabajo, impulsados por la caída en construcción y la industria. La próxima semana se esperan los números de mayo, donde por el impulso de la obra pública debería verse una mayor recuperación en el sector de construcción. La prueba para la industria está vinculada al sector automotriz y la recuperación de Brasil.

Contexto. Para el economista especializado en empleo y docente de la Universidad de Buenos Aires, Javier Lindenboim, al crecimiento del cuentapropismo “hay que mirarlo en el contexto de una situación crítica de un año y medio y que probablemente es propio de un período de reacomodamiento que de otra cosa. La aparición y fuerte impulso del monotributo fue incluso anterior” a este gobierno.

En los países desarrollados, el promedio es del 10% de cuentapropistas. Según el sociólogo Daniel Schteingart –en base a datos de OCDE y Cedlas– en la Argentina el 24% trabaja por cuenta propia, mientras que en Brasil es el 33% y en Suecia, el 5%. “Las sociedades más desarrolladas del mundo son asalariadas, no cuentapropistas”, ponderó. “Hay una idea de que el cuenta propismo es el trabajador cool freelance pero en la Argentina está más asociado al que está en subsistencia. Tres cuartos del cuentapropismo es de baja calificación”, remarcó.

Con el cambio de Gobierno hubo expulsión del sector asalariado formal y un aumento del cuentapropismo de baja calificación. 

Contratos. La reforma laboral en Brasil, donde los nuevos ítems crean contratos especiales e incluso “con exclusividad”, plantea si será el futuro también para la Argentina. Para Lindenboim, el debate sobre reforma laboral es “necesario a condición que se haga en los verdaderos términos, sobre cómo generar productividad” pero no para generar condiciones que faciliten despidos. “Hay que ver si se hace con criterios de organización de la producción, eficiencia productiva, o son sólo intentos del sector empresario de sacar un jugo mayor a su propio personal”.