ECONOMIA MERCADO PARALELO

El aborto mueve más de $ 7.500 millones por año

Cada operación clandestina en nuestro país puede costar hasta US$ 1.000, el doble de lo que sale en EE.UU., donde la práctica es legal. El mundo gasta US$ 550 millones en atender las secuelas de operaciones en malas condiciones.

EN FOCO. Miles de mujeres marcharon el viernes a favor del aborto legal en Buenos Aires.
EN FOCO. Miles de mujeres marcharon el viernes a favor del aborto legal en Buenos Aires. Foto:Cedoc Perfil
Por cada actividad declarada ilegal surge un mercado paralelo. En el caso del aborto, genera un negocio cercano a los $ 7.500 millones bajo la estimación de que en la Argentina hay alrededor de 450 mil abortos por año, con un costo cercano a los $ 17 mil.

“En la Argentina, un aborto clandestino puede llegar a salir entre $ 10 mil y  $17 mil”, señalan los datos de Economía Feminista. Incluso puede llegar hasta los $ 20 mil, según dónde se realice. “El 80% de las mujeres gana menos de $ 10 mil, y las más pobres no llegan a $ 1.600 por mes”, agregan las economistas.

Con esas cifras, un aborto en la Argentina puede llegar a US$ 1.000. En las clínicas de Estados Unidos, donde la práctica es legal e incluso puede haber cobertura de los sistemas de salud, cuesta la mitad: US$ 500 en las primeras diez semanas de embarazo.

La estimación de 450 mil abortos al año en el país surge de un informe de Amnistía Internacional Argentina. Por distintos métodos se llega a estimaciones similares, que hablan hasta de 500 mil. Sólo en casos de riesgo de vida, violación y madres con discapacidad intelectual se admite el aborto legal en el país.

En América Latina, sólo uno de cuatro abortos es seguro. Ese 25% incluso es categorizado como “menos seguro” por la OMS, ya que el método que más crece en el país es el químico –a través de pastillas de misoprostol–, que no alcanza los parámetros ideales de seguridad del organismo de salud. Sólo un medicamento que contiene esa droga está disponible en la Argentina: el Oxaprost de Laboratorios Beta, a un precio de $ 2.670. Según datos del CELS, “en los últimos dos años el laboratorio aumentó el precio de las pastillas un 500%”.

En el mundo, según datos de la OMS publicados esta semana, entre 2010 y 2014 se realizaron 25 millones de abortos inseguros. El 97% de esos casos se dio en países en desarrollo, en Africa, Asia y América Latina. “Se necesitan mayores esfuerzos en esas regiones para asegurar el acceso a los anticonceptivos y al aborto seguro”, explica la autora del informe, la doctora Bela Ganatra, una de las especialistas del Departamento de Salud Reproductiva de la OMS. A diferencia del promedio regional, en los países donde el aborto es legal en términos amplios, casi nueve de diez son seguros. “Restringir el acceso al aborto no reduce el número de abortos”, agrega Ganatra.
 
Cifras atrasadas. En 2014 se registraron 290 muertes maternas en la Argentina, según los últimos datos disponibles del Ministerio de Salud. El 14,8% de las muertes maternas ocurrieron por embarazo terminado en aborto, el 24,2% por causas indirectas, y el 61% por causas directas. “El aborto continúa siendo la principal causa de mortalidad materna en más de la mitad de las provincias del país. Las complicaciones por aborto inseguro son la primera causa individual de muerte materna en 17 de las 24 provincias”, sostiene un informe de Amnistía Internacional.

En los hospitales públicos se registraron 53 mil internaciones por abortos al año de acuerdo con la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS), del Ministerio de Salud. Del total, alrededor del 15% corresponden a adolescentes y niñas menores de 20 años, y alrededor del 50% a mujeres de entre 20 y 29 años.

Los abortos inseguros, por otra parte, repercuten en el sistema de salud: según datos de la OMS, se gastan US$ 550 millones en tratamientos por infecciones y otras consecuencias en los países donde no hay acceso legal, y se habrían necesitado otros US$ 375 millones para cumplir con los tratamientos totales por aborto inseguro, llevando la cifra global a US$ 925 millones. El organismo, además, aporta que “la provisión de aborto legal y seguro es esencial para cumplir con el compromiso global de los Objetivos de Desarrollo sobre acceso universal a la salud sexual y reproductiva”.