ECONOMIA DE CARA AL SEGUNDO SEMESTRE


El Brexit, una demora para las inversiones que complica la reactivación

La caída en los precios de las materias primas golpeará más las exportaciones. Las decisiones de las multinacionales, en stand by. El plan de Macri, atado a los vaivenes.


Foto:cedoc

La búsqueda de refugios seguros tras la decisión de Gran Bretaña de salir de la Unión Europea puede jugar en contra de las emisiones de deuda pendientes, así como también dilatar las inversiones de empresas que se abocaron, con el voto a favor del Brexit, a reevaluar sus opciones.
Algunas provincias con colocaciones de deuda “en gateras” anticiparon que se tomarán la próxima semana para evaluar cómo se siguen moviendo los mercados después de que ayer  los inversores globales se volcaran a “refugios” como el oro y los bonos del Tesoro de los Estados Unidos.
El economista José Vargas estimó que “no se ven complicaciones en cuanto a la tasa de las emisiones sino que hay temor por cómo se van a mover los mercados”. Entre las que están pendientes de salir al mercado se encuentran Salta, Entre Ríos y Chaco.
Por el lado de los desembolsos productivos, la mayoría de los economistas estimó que se podría postergar la “lluvia de inversiones” que espera el Gobierno para remontar la actividad en 2017.
Para el ex secretario de Finanzas Guillermo Nielsen, la noticia del Brexit “le pega muy mal a la Argentina” (ver aparte). “Sin dudas el resultado del Brexit plantea nuevos escenarios para todos los involucrados”, manifestó Julián Rooney,  presidente de la Cámara de Comercio Argentino-Británica.
Con él coincidió el ex director de la Fundación Export.Ar y director de la consultora DNI, Marcelo Elizondo: “Es posible que se difiera en el tiempo la llegada de inversión extranjera directa porque la mayor parte es de empresas europeas”. En total, el 40% de la IED que recibe la Argentina proviene del Viejo Continente. “Es probable que las empresas se concentren en regulación ahora”, agregó.
Para el ex secretario de Industria, Dante Sica, en cambio, estimó que no se postergarían las decisiones de inversión. “Los grandes inversores están interesados en la performance que muestra América Latina y fundamentalmente, en las oportunidades de negocios que hoy presenta Argentina”.
“Este esquema puede afectar a las inversiones que intenta atraer el Gobierno. Su error es haber abandonado uno que crecía a través del mercado interno por uno basado en el sector externo”, sostuvo por su parte Alejandro Robba, de la Gran Makro.
En los ámbitos oficiales sostienen que los anuncios de de-sembolsos para la producción que se vienen presentando no deberían verse afectados, aunque sí estiman que habrá más impacto en las inversiones financieras. Pese a esto, ayer el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, se reunió con inversores en Nueva York para captar fondos (ver aparte).
Elizondo también coincidió en que se pueden demorar las emisiones de deuda pendientes. “Después de los holdouts, venía la etapa de financiamiento en mercado internacionales y la Argentina se encaminaba a aprovechar la liquidez del mundo”, relató, y estimó que “la propensión de los inversores extranjeros va a ser más conservadora”.
En el otro frente, por la suba del dólar a nivel internacional, “los precios de las exportaciones argentinas van a caer”, estimó Elizondo. Así con los primeros resultados, algunos mercados corrigieron cotizaciones aunque los economistas coinciden en que “sobreactuaron”. Los futuros de soja bajaron un 1,4% en Chicago, a su nivel más bajo desde el 1º de junio, porque los inversores vendieron activos riesgosos tras el resultado del referendo.
“En términos comerciales puede haber una afectación. Si se deprecia el euro somos menos competitivos para entrar a la Unión Europea, lo mismo con la libra. A esto se suma que la economía europea venía con una leve recuperación y se frena. Los exportadores argentinos van a tener que ajustar un poco los costos o se pueden demorar cuestiones como el ingreso de biodiesel”, que apuesta a retomar sus envíos a la UE.
En ese marco, un informe de research del BBVA sostiene que el impacto de la salida del Reino Unido “es claramente negativo pero su magnitud es desconocida, ya que depende de los acuerdos comerciales que Londres pueda negociar con Bruselas y terceros países”. La salida, en tanto, no será inmediata, sino un proceso de al menos dos años.

 

“Es absurdo decir que no habrá impacto”

“Sería absurdo decir que no va a haber impacto”, reconoció ayer la canciller Susana Malcorra sobre las negociaciones por el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea del Brexit.
El resultado del referendo en Gran Bretaña  “preocupa enormemente” al Gobierno. “Es un sacudón a las instituciones del mundo” que “tendrá amplio impacto en múltiples frentes”, agregó.
En esa línea, el titular de la consultora DNI, Marcelo Elizondo, consideró que el resultado puede dilatar la negociación que ya entró en la etapa de intercambio de listas “porque ahora la Unión Europea va a dedicar mucha energía política hacia adentro. Cualquier acuerdo requiere el consenso. El Reino Unido era de los más favorables al acuerdo y queda adentro Francia que es de lo más opositores”, recapituló.
El Brexit “puede incidir en las negociaciones por el acuerdo entre la Unión Europa y el Mercosur, que se puede ver demorado”, consideró también el economista Dante Sica, ex secretario de Industria y asesor del Ministerio de Producción. “No hay demasiadas expectativas que ese acuerdo se cierre rápido, y el Brexit es una traba que pondrá un período de transición. Es difícil que el acuerdo se logre en el mediano plazo”, ponderó.
El economista radicado en Copenhague Martín González Eiras coincidió con Elizondo en que “sin el Reino Unido la probabilidad de un acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur es más baja”.



Patricia Valli