ECONOMIA BUSCAN TRANQUILIDAD


El ‘consorcio de las finanzas’ une banqueros y funcionarios

Gabriel Martino, de HSBC; el secretario de Finanzas, Luis Caputo, y Matías Tamburini, de FGS, comparten ascensores.

PERFIL COMPLETO


Foto:Marcelo Aballay
Desde los pisos superiores de los departamentos de Av. Del Libertador, a pasos de los bosques de Palermo, la vista de la ciudad es inmejorable, el Museo Nacional de Arte Decorativo  a la derecha y la vista al Río de la Plata son paisaje tranquilizador que eligieron varios ejecutivos y funcionarios estrella de la era Macri para vivir.
Se trata de personajes que hoy están en el centro de la escena, como el secretario de Finanzas, Luis Caputo, que en estos días ultima los detalles para viajar a fin de mes a Nueva York y dialogar con los acreedores que mantienen litigios contra la Argentina, después de haber superado el estrés de las negociaciones llevadas adelante en enero con el mediador Daniel Pollack, en medio de la estrategia para dar por terminado el conflicto con los fondos buitre.
De alguna manera, siguió los pasos del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, que vivió en el mismo edificio hasta su separación y que fue su socio en la consultora Tilton y Axis, antes de formar parte del equipo económico.
En el departamento ubicado sobre el de Caputo, llegó otro ejecutivo con fuertes responsabilidades en el Fondo de Grantía y Sustentabilidad de la Anses, Matías Tamburini, director general de Operaciones y de confianza de Caputo, trabajaron juntos en Deutsche Bank y de ahí la convocatoria a sumarse a las filas del oficialismo. Tamburini, junto con Fernando Recalde a cargo de Inversiones del FGS, trabaja sobre  las propuestas para la venta de acciones de empresas locales que tiene el fondo de los jubilados que, según será tratado esta semana, esperan que se apruebe la tenencia mínima de 7% de acciones sobre el total de la cartera.
Las próximas podrían ser las semanas más demandantes para estos directivos, según destacan en el equipo económico.
Gabriel Martino, presidente de HSBC, y quien fue apartado de su cargo en un duro enfrentamiento con el kirchnerismo, comparte la misma dirección.
De acuerdo con sus pares, el ejecutivo regresó con gloria al cargo con alto nivel de actividad después de la batalla que libró en la causa que involucraba unas 4.040 cuentas bancarias denunciadas por AFIP. En su entorno no se descartan nuevas avanzadas judiciales contra la anterior gestión de gobierno, papeles que se piensan con vista al río y los espacios verdes de la Ciudad.

P.Q.