ECONOMIA INTERNA EN EL GOBIERNO

El ejecutivo le tiende otra mano al dueño de Mercado Libre

La AFIP había pedido que la empresa deje de percibir beneficios fiscales millonarios. El Ministerio de Producción dictaminó a favor de Marcos Galperin.

Mauricio Macri junto a Marcos Galperin, CEO de Mercado Libre
Mauricio Macri junto a Marcos Galperin, CEO de Mercado Libre Foto:Noticias Argentinas

El Ministerio de Producción, que dirige Francisco Cabrera, tiró por la borda un informe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y volvió a garantizarle a Mercado Libre un beneficio impositivo de al menos $ 500 millones anuales. Así consta en el documento al que accedió PERFIL. De esta forma, el empresario Marcos Galperin volvió a dividir las aguas en el gobierno de Mauricio Macri.

Desde 2007, y con la venia de los ministerios de Economía y Producción kirchneristas, Galperin acumula beneficios fiscales por cientos de millones de pesos. Como reveló La Nación, la empresa se ahorró $ 500 millones entre septiembre de 2016 y el mismo mes de este año (US$ 31,6 millones de ese momento) gracias a un régimen especial pensado para los productores y exportadores de software.

En septiembre, la AFIP concluyó que Mercado Libre no cumple con los requisitos que exige la ley y que debe devolverle ese dinero al Estado. Para acceder a los beneficios, las empresas deben desarrollar plataformas destinadas al uso de terceros, hacer investigación y desarrollo de software, certificar normas de calidad, destinar al menos el 50% de su personal y actividad a esa tarea y exportar el software. A cambio, el Estado les garantiza “estabilidad fiscal”, la retribución de hasta el 70% de las contribuciones patronales y del 60% del impuesto a las ganancias. Además, no pagan retenciones al exportar. Macri y Galperin se alaban mutuamente. El CEO tiene un frente impositivo y apareció en Paradise Papers. Para el Presidente, es un “unicornio”.

La AFIP viene poniendo el ojo en Mercado Libre desde 2016, cuando destinó unos cien inspectores a investigar la compañía. Mientras se realizaba la inspección, el organismo de Alberto Abad recibió la primera señal. Era agosto del año pasado y Macri se mostró acompañando al CEO de Mercado Libre en el anuncio de su “plan de expansión”. La foto de ambos cayó como un balde de agua fría, como contó entonces este medio. Sin embargo, el 28 de septiembre de este año, la AFIP presentó el informe contra la empresa. Determinó que la compañía incumple dos de los requisitos previstos por la ley: producir software para terceros y exportar. En cambio, el ministerio de Cabrera dijo que “Mercado Libre SRL ha cumplimentado todas las presentaciones requeridas por la ley”. Como Mercado Libre “no compra ni vende productos por la plataforma de Mercado Libre” y su retribución se basa en la comisión que cobra a los usuarios, para la cartera de Cabrera los usuarios de Mercado Libre son los “terceros” para quienes la empresa desarrolla el software. También le reconocen a la empresa la calidad de exportadora. La AFIP no lo entiende así: sostiene que esas exportaciones son a empresas propias de Mercado Libre.

El reclamo del organismo al ministerio se dio a conocer en noviembre en La Nación. En menos de 24 horas, el Presidente volvió a enviar señales: alabó a la empresa en un discurso.

Ahora, Producción contradijo al fisco y determinó que “el 97% de la facturación (de la compañía) está directamente relacionada con las actividades promovidas por el régimen” de promoción de software. No es lo que determinó la megainspección de la AFIP, cuyo resultado fue que la producción de plataformas que cumplen con las exigencias de la ley solo corresponde en este caso al 0,18% de la facturación anual. Hay un abismo entre ambos porcentajes. Y una diferencia de $ 500 millones anuales para el Estado. Galperin devuelve las gentilezas. El lunes, mientras el país tenía la mirada puesta en la reforma previsional que impulsaba –y logró aprobar– Macri, el empresario plantó en Twitter: “Por primera vez en mi vida democrática, el peronismo se encuentra con un partido con igual vocación de poder que ellos. Hoy es un día clave para la democracia argentina”.