ECONOMIA CARMEN REINHART, PROFESORA DE HARVARD

“El espacio fiscal para compensar shocks es limitado”

.

DE VISITA. De origen cubano, la académica visitó Buenos Aires para un seminario.
DE VISITA. De origen cubano, la académica visitó Buenos Aires para un seminario. Foto:Pablo Cuarterolo
Los desafíos que tendrá la Argentina en el volátil escenario internacional son numerosos y los márgenes para reaccionar a los embates externos serán limitados, según aseguró Carmen Reinhart, profesora de Sistema Financiero Internacional de Harvard Kennedy School de Estados Unidos, en una entrevista con PERFIL.
—La Reserva Federal confirmó la suba de la tasa de referencia. ¿Cuál será su efecto?
—La recuperación de niveles previos a la crisis internacional de 2008 y 2009 por parte de los países desarrollados va a implicar muchas políticas heterodoxas y un nivel considerable de esfuerzo de los bancos centrales para mantener bajas las tasas, aunque esto implique un riesgo de inflación. La recuperación, independientemente de la ReservaFederal o de Trump, no está en condiciones de tolerar niveles de tasas más altos. Un dato relevante es que ni Europa ni Japón van a subir las tasas el próximo año, y esto podría ayudar a compensar, al menos parcialmente, los efectos de una suba de tasa en los Estados Unidos sobre la liquidez global y la búsqueda de activos de alto rendimiento.
—¿Cuál es el mayor riesgo para la Argentina?
—Para la Argentina el problema no es la magnitud de la crisis internacional, sino la persistencia, porque el resurgimiento del ciclo de capital y de crecimiento de precios de commodities no aparece en el corto plazo. China es una fuente de inquietud no solamente porque atraviesa una desaceleración si no porque esto ha traído consecuencias a los precios de las materias primas. Y con la llegada de Donald Trump al poder, se alienta el proteccionismo, y eso es algo que preocupa y propone riesgos en estos entornos de escaso crecimiento. Por lo tanto, crecer dependiendo de las exportaciones sería cuestionable en un mundo con menos comercio internacional.
—¿Cómo está la Argentina ante shocks externos?
—Todo tiene que contribuir, y eso no es una respuesta fácil, es una respuesta realista. La Argentina tiene un déficit estructural como porcentaje del PBI potencial está bien por encima de su media de más largo plazo y de niveles sostenibles. Entonces el espacio fiscal que la Argentina tiene en este momento para compensar por shocks adversos es muy limitado. Por la parte cambiaria diría que hay más capacidad. Pero si sueltas el tipo de cambio, no es una maravilla tampoco porque es una fuente de remarcación de precios. No es que uno pueda liberar el tipo de cambio y quedarse tranquilo, pero yo creo que hubo una transición a un tipo de cambio de mercado para que pueda absorber más shocks. Insisto, está sujeto a que haya repercusiones inflacionarias en un momento donde hay un programa de metas. Hay que recordar también a pesar de la desdolarización forzosa que hubo en 2012 en el país, todavía hay una economía fuertemente dolarizada.


Temas: