ECONOMIA TRAS EL ARREGLO CON EL CLUB DE PARIS

El fallo por los fondos buitre definirá si la Argentina vuelve a los mercados

Los expertos en deuda Marcelo Blanco, Guillermo Nielsen y Eugenio Bruno coinciden en que el acuerdo ayuda pero no basta. Las dudas por las reservas y el futuro de Vaca Muerta.

Foto:Pablo Cuarterolo

El acuerdo con el Club de París esta semana abrió un nuevo escenario para la economía. Por ese motivo, PERFIL reunió el viernes en una mesa redonda a tres de los mayores expertos en reestructuraciones de deuda: Guillermo Nielsen, ex secretario de Finanzas de la Nación cuando salió del default en 2005; Marcelo Blanco, ex presidente del Deutsche Bank y cerebro de grandes operaciones; y Eugenio Bruno, abogado socio del Estudio Garrido, con experiencia en reestructuraciones.

En su carrera al endeudamiento, la Argentina espera ahora que la Corte Suprema de los Estados Unidos decida si hace lugar a su apelación a los fallos que la obligan a pagarle a fondos buitre y complican su acceso al crédito. Los especialistas trajeron tranquilidad: aún en el peor de los mundos, el Gobierno tendrá margen de maniobra, aunque un saldo favorable tampoco es un trampolín al crédito.

París, París. El acuerdo firmado por el ministro de Economía, Axel Kicillof, en la madrugada del jueves en París fue destacado como un hecho positivo. Para Nielsen, “este acuerdo había que hacerlo, era una página que había que pasar y es una noticia positiva”. Lo pactado por Economía –saldar unos US$ 9.700 millones en 5 años, que pueden extenderse a 7 años en función de la llegada de inversiones–, despertó diversas visiones sobre la llegada de inversiones.

BLANCO: Las condiciones son atractivas para la caja de la Argentina, en lo que hasta ahora se conoce. No me gusta que haya quedado afuera el FMI, aunque sé que tiene una carga ideológica fuerte.

BRUNO: Los efectos positivos habrá que ir analizándolos, pero lo que está claro son los efectos negativos si no se hubiera acordado. Se podría debatir eternamente, pero creo que se privilegió cerrar. No es fácil negociar con ellos.

Buitres. Tras el el acuerdo en París, una salida a los mercados de deuda dependerá ahora de la evolución del juicio del país con los holdouts en los Estados Unidos. Ante la posibilidad de que queden firmes los fallos contra el país, Nielsen fue categórico: “Si la Argentina tuviera un default técnico, el país tiene las herramientas para resolver la situación. Creo que sería manejable en la medida en que se aplique una política pragmática y desapasionada de la cuestión”. Y agregó: “No habrá una catástrofe”.

Volver. Nielsen estima que se necesitarían entre US$ 25 y 30 mil millones por año durante una década para que el país “se recupere”. ¿Qué tasa pagaría hoy el país? Según Blanco, hoy a la Argentina no le cobran 12% por el Club de París, sino que “depende más del factor, el componente político”. Como sea, afirma: “Me parece que hay un cambio conceptual del relato intelectual, y se está más abierto al crédito de afuera”.

Para Nielsen, clave es la política económica: “Si sale Buenos Aires, ¿el BCRA le dará los dólares para pagar?”

Dólares. Las reservas internacionales de deuda siguen siendo el Talón de Aquiles para la economía local, según las palabras del ex secretario de Finanzas. “Tenemos la mitad de la reservas de Perú y con el agravante de que no tenemos acceso rápido a préstamos del organismos como sí tienen el resto de las naciones”, expresó preocupado. Sobre la posible llegada de dólares frescos, los especialistas advirtieron que se necesita más que el arreglo de esta semana para que la Agentina sea atractiva, como permitir el giro de utilidades. Pero aclaró Blanco: “Hay que pensar si la demanda local está en condiciones de satisfacer esa potencial oferta de crédito”. “Según los clientes con los que hablo, antes de Repsol no podías pensar en inversiones, y antes del Club de París, nadie podía ir a las agencias de crédito con una carpeta”, acota Bruno.

Tras el acuerdo con los países del Club de París, habrá nuevas bocas de crédito claves para financiar el sueño del autoabastecimiento energético. Dijo Nielsen: “Lo primero que se necesita para el segundo semestre es el financiamiento al comercio, en especial de bienes de capital, maquinarias y equipos. Venimos de una etapa donde lo único que se hizo se hizo con financiamiento del BNDS. Ahora hay más jugadores, como Japón, y para la maquinaria americana para Vaca Muerta, las agencias de crédito estadounidenses podrán jugar”.

 

Elogios de CFK

“Nuestro joven y algunos calificaban de inexperto ministro de Economía cerró el acuerdo con el Club de París luego de tantísimos años”. “Cuando se comenzó a contraer la deuda con el Club de París, Axel Kicillof no había nacido y yo tenía tres años”. Con estas dos frases la presidenta Cristina Kirchner acrecentó los aplausos que cosechó ayer en un acto en Río Gallegos y elogió al titular del Palacio de Hacienda por sus gestiones para cerrar las negociaciones.

“Muchas empresas de origen extranjero podrán conseguir financiamiento a tasas razonables en sus países para los proyectos de inversión que puedan hacer en el país o por lo menos se le acabarán las excusas para no conseguirlo porque teníamos una deuda con el Club de París. Cualquiera de las razones es buena”, dijo la Presidenta que disparó:  “Les molesta no sólo la juventud sino sus convicciones”.



Paola Quain