ECONOMIA #APOYO GENERAL AL PLAN ECONÓMICO

El FMI pide acelerar la baja del déficit y marca ‘vulnerabilidades’

Después de dos semanas, la misión técnica del organismo internacional terminó su visita a la Argentina con un fuerte espaldarazo a las reformas fiscal y laboral del Gobierno.

Persistente. Así cataloga el FMI a la inflación, que supera la meta del BCRA.
Persistente. Así cataloga el FMI a la inflación, que supera la meta del BCRA. Foto:Cedoc Perfil

Después de dos semanas, la misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) terminó su visita a la Argentina con un fuerte espaldarazo a las reformas fiscal y laboral del Gobierno y consideró que hay que acelerar la baja del déficit fiscal y abrir más el mercado al comercio y la inversión, como viene señalando. Del otro lado de la balanza, la inflación se mantiene “persistentemente elevada” aunque prevé que irá bajando “poco a poco”.

“La flexibilización de la jornada laboral y la adopción de políticas laborales activas pueden contribuir a aumentar las posibilidades de empleo para todos los trabajadores”, señala el FMI en 2017. Así lo sostiene la evaluación del equipo de Roberto Cardarelli que ayer se reunió con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el jueves con el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger.

En línea con el Gobierno y el plan de la OCDE, el FMI sostiene que la reforma laboral “contribuiría a reducir la informalidad, promover la igualdad de género y lograr una distribución más equitativa”. Y que la reforma impositiva es “un buen paso hacia la reestructuración del ineficiente sistema tributario argentino”.

Advertencias.
Entre las “vulnerabilidades de mediano plazo”, el Fondo marca el déficit de cuenta corriente, el rápido aumento del endeudamiento en moneda extranjera y un tipo de cambio apreciado. En ese marco considera que hay que acelerar el ajuste fiscal que implicó subas de hasta el 400% en la tarifa de servicios, y que el próximo año también traerá ajustes en transporte. El plan “está bien orientado; no obstante, un ordenamiento fiscal más profundo permitiría reducir en mayor medida las tasas de interés reales, aliviaría la presión alcista del peso, eliminaría el financiamiento monetario del déficit fiscal con mayor rapidez, anclaría expectativas inflacionarias, y mitigaría las vulnerabilidades” si se endurecen las condiciones de financiamiento externo.

El fin del cepo, la política monetaria del Banco Central, el pago a los fondos buitres, las emisiones de deuda y el ajuste tarifario “corrigieron los desequilibrios más urgentes”, enumera el informe, que estima que este año se crecerá 2,75% mientras que en 2018 la previsión es de 2,5%.