ECONOMIA COMO CRECER EN EL AÑO ELECTORAL

El Gobierno apuesta a que repunte Brasil y a que vuelva el crédito

La demanda de Brasil y la resolución del problema de la deuda en manos de holdouts y fondos buitre son los principales factores en el horizonte del Gobierno y los industriales para pensar en un repunte de la actividad, en el mejor de los casos hacia marzo.
Con la confirmación de que Dilma Rousseff seguirá al frente del principal socio comercial, los empresarios respiraron algo más aliviados que con las promesas de más dureza de Aécio Neves. En la agenda bilateral, uno de los puntos centrales es negociar el acuerdo automotor.
“Lo que se habla con Brasil es que entre los dos importan autopartes por más de US$ 30 mil millones. Y eso tiene que ver a veces con falta de producción local”, explicó en la presentación de Automechanika Fabio Rozenblum, presidente de AFAC, la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes. En los próximos meses, los dos países intentarán definir un acuerdo que perdure por lo menos durante cinco años.

“Tenemos que hablar con Brasil”, reconoció el jueves Cristina Fernández ante los industriales metalúrgicos. En el Congreso de Adimra Joven, también se planteó la necesidad de negociar con Brasil una mayor integración de partes en los autos y en otros sectores de producción. Entre los participantes estuvo el brasileño Robson Grubisici, de la Asociación de Máquinas y Equipamientos (Abimaq), entidad para la que la caída de actividad en su país “ya tocó fondo”. La industria de máquinas cayó 16% entre enero y septiembre, vinculada a la baja automotriz, por la que Brasil también responsabiliza a la Argentina.
La vuelta a los mercados “para financiar a la industria”, según aclararon desde el Gobierno, es otro de los puntos que mira el sector. “Si se puede conseguir dólares para la industria para dar previsibilidad y tener financiamiento, puede haber un rebote”, explicó el economista de la UIA Diego Coatz.

En el “mientras tanto” hasta que llegue enero y se pueda empezar a negociar con los acreedores que no entraron al canje, los empresarios también esperan financiamiento flexible, según reconoció el titular de la CGE, Ider Peretti, tras las reuniones con el titular de Economía, Axel Kicillof, y del Banco Central, Alejandro Vanoli. Detrás de todo, hay un 2015 electoral donde la caída de la actividad y su impacto en el empleo pueden costar votos. “Si se prolonga o se profundiza el estancamiento, será difícil sostener los puestos de trabajo”, estimó Coatz de cara al año próximo desde la industria mientras que Cristina ponderó que si los empresarios “pueden dar un bono de fin de año, tan mal no les va”. “Hay algunas cosas que corregir”, admitió Juan Carlos Lascurain, vicepresidente de Adimra, que le otorgó el escenario a Cristina para hablarles a los industriales “alineados” después de las críticas que llovieron en el Coloquio de IDEA.



Patricia Valli