ECONOMIA LOS DESEOS DE CRISTINA KIRCHNER

El modelo de negocios aleja al país de ser una nueva Arabia Saudita

Expertos advierten que los recursos no convencionales están generando una “burbuja de excitación”. No es sencillo que la explotación de estos yacimientos se vuelva rentable.

PERFIL COMPLETO

Desde Paris
La Argentina está lejos de ser una nueva Arabia Saudita y las perspectivas que ofrecen los recursos de gas y petróleo suscitan “serias dudas”, según la opinión coincidente de varios expertos internacionales que no ocultaron su perplejidad ante el anuncio formulado por Cristina Kirchner en Nueva York.
El triunfalismo de la Presidenta contrasta con la prudencia de ciertos especialistas de prestigio: la producción de petróleo y gas de esquistos “declina tan rápidamente en Estados Unidos que jamás se podrá rentabilizar la inversión”, afirma Tim Morgan, que fue responsable mundial de investigaciones del trader de energía Tullet Prebon.
Morgan compara la excitación creada por el shale gas y petróleo con la burbuja de internet. El relato de esos recursos fue agigantado por los bancos, utilizando eslóganes seductores como “América Saudita” para atraer capitales. Esa dinámica les permitió a las grandes empresas petroleras aumentar sus reservas potenciales, incrementar sus activos y revalorizar su cotización en Wall Street, tres señuelos para vender sus títulos entre inversores ávidos de rentabilidad inmediata. Los especialistas ponen en duda el business model. Para que un yacimiento sea relativamente rentable, el petróleo debe costar por lo menos 100 dólares el barril, y sólo comienza a ser interesante a partir de 120 dólares. Pero a condición de tener una prolongada esperanza de vida. No es el caso del shale.
Mientras que la producción de un pozo normal se reduce a un ritmo de 7 a 10% por año, la extracción en un yacimiento de shale decae 60% en los primeros 12 meses, sostuvo Daniel J. Graeber, analista de Oil Price. Graeber fue el primero en revelar que Shell perdió 80 mil millones de dólares con el shale.
Las empresas que invirtieron en esos pozos “están gastando dinero más rápido de lo que ganan”, aseguró Asjylyn Loder el 30 de abril en Bloomberg BusinessWeek. Con ingresos que crecieron apenas 5,6%, la deuda acumulada por 61 empresas de perforación que operan con el shale “se duplicó en los últimos cuatro años, según una investigación de la agencia Bloomberg. La deuda global de esas empresas llegó a 163.600 millones de dólares a fines de marzo, según la investigación de Bloomberg.
La lista de compañías al borde del precipicio es “considerable”, afirma Benjamin Dell, director de Kimmeridge Energy, un fondo de inversiones en activos energéticos.
Tim Morgan calcula que la burbuja estallará en 2017-2018. La Agencia Internacional de Energía (AIE), más optimista, calcula que Estados Unidos alcanzará el pico de producción en 2030. La diferencia consiste en que las reservas de “América Saudita” son de 58 mil millones de barriles, mientras que las de “Argentina Saudita” apenas llegan a la mitad (27 mil millones).

Christian Riavale