ECONOMIA TIPO DE CAMBIO

El Mundial cambió a los arbolitos: prefieren reales

El Mundial de Fútbol de Brasil comenzó a jugarse, a su modo, en la city porteña. El torneo más importante encuentra a la Argentina con un cepo cambiario que, aunque más flexible que meses atrás, sigue generando negocios en el mercado marginal, y su ramificación, los arbolitos.
La oportunidad para negocios paralelos con el real, la moneda de Brasil, país anfitrión de la Copa, hizo que crecieran los oferentes de esa divisa en las calles porteñas. “Los arbolitos se duplicaron en la última semana y llegamos a contar más de diez por cuadra”, relató un comerciante de la calle Florida que convive con los gritos de “¡Cambio, cambio!”.
Como era de esperar, a medida que se acerca el inicio del torneo, la cotización de la moneda brasileña “blue” también aumenta. De los $ 4,80 para la venta como se negociaba hace un mes, hoy cotiza a $ 5,13, un avance notable en treinta días.
Ahora, el escenario para los interesados en reales podría resumirse con un oficial a $ 3,62, una cotización en el “real ahorro” que autoriza la AFIP a $ 4,34; para las compras con tarjeta de crédito en el exterior o “real turístico”, $ 4,88; y $ 5,13 el blue o ilegal.
Del otro lado, si un turista brasileño se deshace de sus billetes en el blue, obtiene $ 4,50 por real, pero si negocia más de mil reales, el precio mejora a $ 4,70, muy lejos de la cotización oficial, con un cambio de 3,62 pesos. Con una brecha con el formal de 41%, el apetito de los arbolitos también está en avenidas en las que eran menos frecuentes, como Santa Fe y Callao.
“Van a ser días de fuerte demanda y hay que estar preparados”, le dijo a PERFIL uno de calle Florida, quien destacó que espera jornadas fructíferas, no sólo en cantidad de operaciones, sino también de precios, por lo que comenta con sus colegas en puntos turísticos.
De acuerdo con sus pares, el “efecto Mundial” en la city no durará mucho tiempo. “Creemos que esta abundancia de arbolitos perderá fuerza a medida que pasen los partidos y sean menos los argentinos que viajen a Brasil”

Paola Quain