ECONOMIA EL PARALELO, FIJO EN $ 9,40

El peso se devalúa al 35% anual mientras el blue está congelado

“Decir ‘cambio, cambio’ no es un delito”, sostuvo ayer el secretario de Seguridad, Sergio Berni, tras los operativos realizados en la City, en el marco de los controles en el mercado del dólar paralelo y al referirse a las dificultades para que la Justicia tenga pruebas contra los llamados “arbolitos”, una vez que han sido detenidos.

Tras otra semana en la que el dólar paralelo estuvo nuevamente cerca de llegar a los 10 pesos, el Gobierno salió a controlar con la renovada actuación del secretario Guillermo Moreno y la Comisión Nacional de Valores.

Pero al mismo tiempo, se convalidó una vez más una devaluación récord del tipo de cambio oficial, que ayer cerró a $ 5,68, lo que significa una suba del 2,7% respecto de fin de julio. Se trató de la mayor depreciación mensual en cuatro años, que anticipa un ritmo anual de devaluación del 35%, según el estudio Bein & Asociados.

Cerca del mediodía de ayer, Moreno señaló ante empresarios que “el dólar está controlado” en referencia al blue y apuntó que “tienen identificados a los bancos que están operando como así también a los intermediarios y casas de cambio”.

Durante la reunión que mantiene con referentes de distintos sectores de comercio –conocida como “la escuelita”–, el secretario estuvo pendiente de las novedades cambiarias en la que prácticamente se vivió un feriado cambiario y los pocos valores de referencia fueron de un promedio de $ 9,40, después de haber tocado los $ 9,70 el miércoles. En el mercado de capitales, la semana se caracterizó “por la incertidumbre sobre las novedades de reapertura del canje de deuda”, según explicaron analistas financieros que aseguraron que más allá de que se equipararon las cotizaciones de los bonos con legislación extranjera con los emitidos bajo ley nacional, no hay un horizonte claro para los inversores que tienen dudas sobre los posibles efectos en un cambio de legislación.

El dólar contado con liquidación, que surge de la compra de activos dolarizados en la plaza local que se venden en el exterior, cerró la semana a $ 8,90.



Paola Quain