ECONOMIA TENUE MEJORA EN ALGUNOS INDICADORES


Empezó a repuntar la actividad, pero tardará en sentirse en la calle

En algunos ramos, el consumo dejó de caer. Sube la venta de cemento. Y en la industria, se ve un leve rebote contra el mes previo. El Gobierno aspira a que sea el inicio de la recuperación más fuerte en 2017.

Manufacturas. Mediciones privadas revelan que hay más actividad. Cabrera, de recorrida.
Manufacturas. Mediciones privadas revelan que hay más actividad. Cabrera, de recorrida.
Foto:cedoc
Algunos indicadores empiezan a mostrar que la caída de la actividad se suaviza y, en algunos casos, toca fondo. Pero la tendencia es todavía irregular en sectores como la construcción o el consumo. A nueve meses del cambio de gobierno, la duda para los economistas es si podrá salir de la “estanflación”, aunque dan el 2016 por perdido.

Desde el Gobierno aseguran que hay signos de recuperación económica, en particular en la construcción, donde los puestos se recuperan con mayor rapidez. Para el jefe de Gabinete, Marcos Peña, la economía “ya está empezando a pegar la vuelta”. Esta semana el Gobierno presentará el proyecto de ley de Presupuesto, que estima un 3,5% de crecimiento para el año que viene pero que admite una caída en 2016.

Los brotes verdes, por otra parte, también pueden tratarse de un “rebote estadístico”, sobre todo en el último trimestre, que compara contra el fin de 2015, de elecciones, segunda vuelta y cambio de mandato. “Tenemos un buen trimestre, pero en parte es por lo malo que fue el trimestre del año anterior”, ejemplificó desde el sector agrícola el CEO de Los Grobo, Horacio Busanello.

En julio algunas consultoras marcaron el fin de la caída en las ventas de supermercados, pero las grandes superficies indicaron que en agosto los datos preliminares muestran que volvieron a bajar. Las ventas minoristas, si bien siguen en baja, también caen menos. Según la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), las ventas en términos reales bajaron 8,1% en julio, menos que en junio y en el segundo trimestre, con registros del 9,8% y 8,8% de contracción, respectivamente.

En agosto, los despachos de cemento, considerados un anticipo de la construcción, subieron 6,6% y cortaron siete meses de caída consecutiva.

La industria, de la mano de una leve mejora automotriz, también empieza a caer menos. El Indice de Producción Industrial (IPI) de FIEL subió en julio 2,3% contra el mes anterior en términos desestacionalizados luego de cuatro meses de bajas. En el interanual se mantiene la caída, de 7,4% a julio. “La retracción automotriz es mucho más moderada que la de sus meses previos. Según datos publicados por Adefa (Asociación de Fabricantes de Automotores), en agosto la producción se contrajo un 11,2% interanual, mucho menos que en julio (16,7%). Las exportaciones, principalmente hacia Brasil, ven moderado su ritmo de deterioro y cedieron 22,8% en agosto, contra el 48,7% y el 40,7% de junio y julio, respectivamente”, destacó un análisis de la consultora ACM.

Empleo. En la Ciudad, el desempleo creció dos puntos frente al año anterior según el último dato oficial de 10,5% para el segundo trimestre. “Va a estar mejor a fin de año”, prometió esta semana Horacio Rodríguez Larreta, mientras que las dos CTA y la CGT preparan un paro por la pérdida de poder adquisitivo, que calculan en 8% en el año y es una variable que, además, se ve en el consumo.

La mejora en empleo, además, no es para todos. “El sector más activo es IT. Un par de escalones por debajo, algunas industrias con movimiento son los servicios financieros y algunos laboratorios. Luego, en el sector del agro ha cambiado 180 grados el humor, pero aún es cierto que las nuevas perspectivas no se han traducido en demanda concreta de nuevos perfiles; se trata de un año de demanda estable, mediocre, con oportunidades de nicho”, explicó Matías Ghidini, de la consultora Ghidini-Rodil.

 En cuanto a actividad, entre los sectores perdedores de 2016 según la consultora Economía & Regiones, el mayor derrumbe es para la pesca con el 10,6%, mientras que estima que la construcción bajará 6,7%, el comercio 5,5%, la industria 3,2%, la intermediación financiera el 2,2%, la minería 1,9% y los hoteles y restaurantes un 2,1%. En tanto, entre los que lograrán un magro crecimiento, E&R estima que estarán transporte y telecomunicaciones (1%), educación y salud (0,8%) y administración y servicios públicos (0,5%).