ECONOMIA SHOCK LOCAL

Empresarios en vilo a la espera de los nombres de Odebrecht

Constructores aplicarían un “código de ética”. La UIA apoya la ley anticorrupción. Hay al menos 200 firmas con investigaciones al año.

PERFIL COMPLETO

PERPLEJOS. Empresarios como Daniel Funes de Rioja, Luis Betnaza, Gustavo Weiss, Gabriel Martino y Juan Chediack rodean a Macri y Cabrera durante la gira reciente en Asia.
PERPLEJOS. Empresarios como Daniel Funes de Rioja, Luis Betnaza, Gustavo Weiss, Gabriel Martino y Juan Chediack rodean a Macri y Cabrera durante la gira reciente en Asia. Foto:tWITTER: @CABRERAFRAN
Mientras recibía felicitaciones anticipadas por su casamiento el sábado que viene en un hotel de lujo en Puerto Madero, Gustavo Weiss, el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), admitió esta semana a PERFIL que en paralelo también se le vienen días muy movidos más allá del corazón. Tanto a él, como a todo el empresariado.

En cuestión de días se espera que se conozcan en la Argentina los nombres de los funcionarios a los que la constructora brasileña Odebrecht, clave en el megaescándalo de corrupción en Brasil, les pagó coimas para desarrollar, junto a compañías argentinas, importantes obras durante los años del kirchnerismo.

“Tenemos un código de conducta interno para actuar, pero recién cuando halla fallos judiciales lo haremos, porque puede haber algunos nombres que parezcan culpables y no lo sean, porque rige el principio de inocencia”, aseguró. Terminaba de escuchar con devoción al igual que otros 355 ejecutivos, a la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. Todos pagaron $ 5 mil pesos en el almuerzo convocado por el Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (Cicyp) donde entre otras frases, Vidal afirmó “no ser parte del delito”. Y en ese tramo cosechó aplausos.

Weiss, al igual que su antecesor Juan Chediack, viajaron recientemente con el presidente Mauricio Macri a China en busca de nuevos negocios para un sector que no es la primera vez que va a quedar en la mira por sus vínculos con el Estado. “El crecimiento de Báez me resulta inexplicable”, había dicho Chediak, en pleno escándalo por el hoy detenido ex dueño de Austral Construcciones. En aquel momento, pudieron señalar que Báez sólo había sido temporalmente socio de la Cámara en Córdoba, pero que ya no lo era. “Siempre estas cosas nos salpican”, reflexiona Weiss, tranquilo en lo personal por lo que puede venir desde Brasil. Es probable que los nombres que aparezcan ahora sí sean de referentes de la entidad.

Mientras tanto, una causa que en el sector consideran menor y disparatada les consume algo de atención. Está radicada en Córdoba: la Justicia Electoral quiere que figuras de empresas como el Grupo Roggio o Electroingeniería testifiquen sobre cómo sus empresas financiaron las campañas del Partido Justicialista.

Aprendizajes. En este contexto, la Unión Industrial Argentina (UIA) estrenó como presidente a Miguel Acevedo, mano derecha de Roberto Urquía en Aceitera General Deheza. Consultado sobre el aprendizaje que les deja a los empresarios argentinos que un par suyo como Marcelo Odebrecht estuviera preso en Brasil y haya desanudado tamaña trama de delitos, responde: “Lo de Brasil impacta porque hay una corrupción masiva; en la Argentina todos pensamos que hay poca transparencia, que no hay una transparencia total”. Aclaró que no se refería al Poder Ejecutivo, sino en general.

Acevedo se mostró a favor del proyecto de ley que pena la corrupción empresaria. “Yo apoyo cualquier medida que pueda tomar el Congreso que haga al país más transparente”, aseguró, rodeado por Adrián Kaufmann de Arcor y Luis Betnaza, de Techint, empresa que, reveló PERFIL, acaba de ser denunciada en el país por presunto cohecho en Brasil.

Boom. En este contexto, en las compañías hay un boom de contrataciones para prevenir hechos de corrupción. El efecto Odebrecht se suma a una tendencia global de la mano de normativas de distintos países y requisitos de la organización de países desarrollados (OCDE) (ver aparte), sello al que la Argentina pretende sumarse. “Sólo nosotros tenemos unas 200 investigaciones por fraude en empresas al año”, cuenta Ana López Espinar, encargada de forensic (área de lucha contra el fraude y la corrupción en compañías) en KPMG.

Cabrera: “La rentabilidad no es la esperada”

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, aseguró ayer que “la Argentina necesita inversiones”, pero afirmó que “no llegan porque la rentabilidad no es la esperada respecto del riesgo”, por lo que el Gobierno está avanzando en medidas para mejorar los costos energéticos y logísticos y para bajar la presión tributaria.

Al disertar en el Foro Argentina-Unión Europea, Cabrera sostuvo que la perspectiva de la Argentina en cuanto a “integración al mundo” no es para generar una apertura que haga “perdedores” a la industria local, “sino para ser ganadores” a partir del incremento de las inversiones.

Cabrera también subrayó que el Gobierno “está empujando al Mercosur” para lograr un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea y sostuvo que “en Vaca Muerta va a haber fortísimas inversiones” aventuró.

Tras señalar que “la Argentina ha estado aislada del mundo durante mucho tiempo, fuera de las regulaciones del comercio internacional” y que “la situación que vivimos hasta 2015 dejó 30% de pobreza”, el titular de la cartera fabril expresó que “desde 2016 estamos normalizando la economía”. De todos modos reconoció que la presión impositiva es alta, más allá de que “redujimos un 1,5% del producto bruto interno (PBI)” y que el país “sólo exporta el 11% de su PBI”. “La Argentina necesita inversiones y una de las razones por las que no llegan es porque la rentabilidad no es la esperada respecto del riesgo”, sostuvo Cabrera, quien mencionó los acuerdos productivos en los distintos sectores para “avanzar en un horizonte de crecimiento”.