ECONOMIA EL MIERCOLES, AUDIENCIA AERCOMERCIAL

Empresas de micros, chárters y low cost van por rutas aéreas

Se pedirán cerca de 600 trayectos, muchos internacionales. Crece la competencia con los colectivos. Gremios en “estado de alerta”.

Viejos negocios. Vía Bariloche, a través de Sapsa, voló hasta 2007 y ahora pide 41 rutas. Royal Class hace 24 años que opera en viajes privados y ahora busca una decena de vuelos regulares.
Viejos negocios. Vía Bariloche, a través de Sapsa, voló hasta 2007 y ahora pide 41 rutas. Royal Class hace 24 años que opera en viajes privados y ahora busca una decena de vuelos regulares. Foto:Cedoc Perfil
La llamada “revolución aérea” tendrá este miércoles un nuevo capítulo con la Audiencia Pública en la que una decena de empresas harán su presentación para pedir unas 600 rutas para volar en el país y también al exterior, entre las que se presentan low cost, compañías de vuelos privados, abogados y empresas de micros.
El encuentro, convocado por la ANAC, la autoridad de aviación civil, tendrá lugar en el Teatro de la Ribera en La Boca.Las líneas aéreas que quieren entrar al mercado argentino e internacional ya empezaron la búsqueda de pilotos y tripulación. Una de las más resonantes es Norwegian, que quiere desembarcar en el formato “bajo costo” con 156 rutas, de las que 44 son de cabotaje y el resto internacionales.

El segundo grupo empresario de micros de larga distancia, Vía Bariloche, es uno de las que se presentará para llevar su negocio al cielo. Sapsa líneas aéreas es la empresa del grupo que reclamará 41 líneas, la mayoría nacionales y con foco en la Patagonia. Otros grupos como Flechabus analizaron el ingreso al sector aéreo, pero por ahora desistieron. “Sapsa ya operaba vuelos hasta 2007, cuando Julio De Vido canceló las rutas. Se retoma lo que hace 17 años queríamos desarrollar”, explicó Sebastián Trappa, uno de los titulares del Grupo.  

Mix. “No creo que el transporte de pasajeros terrestre termine porque el aéreo necesita de mucho volumen; la estructura de costo es mucho más cara. Y en algunas localidades de la Argentina ese volumen no existe porque la mitad del país está despoblada”, agregó Trappa.

“Las empresas de micros se están modificando. El transporte está cambiando. Para más de 500 kilómetros el público prefiere el avión. Pero los ómnibus van a seguir existiendo, quizás para rutas más cortas y con capilaridad”, evaluó Miguel Livi, CEO de la empresa de vuelos privados Royal Class, también se presentó al pedido de rutas. “Antes de llegar a la audiencia hay un análisis de la capacidad de la empresa. La aviación ejecutiva es nuestro core business de toda la vida pero ahora la idea es ampliar a vuelos regulares. Hay un nicho que no está asociado a pasar el día de trabajo sino que tiene horarios de viaje más cómodos como media mañana o media tarde. Esa demanda es más chica pero es demanda al fin”, evaluó quien pedirá diez rutas a través de la firma Just Flight SA.

Sobre la competencia y el potencial del mercado argentino, Livi remarcó que “hay muy pocas low cost técnicamente. Excepto Norwegian el resto no es low cost. La low cost no es barata sino que da la posibilidad de ver qué servicios habituales quiere el pasajero: si comer en el avión o llevar equipaje. No somos una low cost pero buscamos dar un precio competitivo”.

Buenos Aires International Airlines encabezó el pedido más voluminoso: 178 rutas, 22 locales y 156 internacionales, con una firma armada hace seis en un estudio de abogados. Sus integrantes oficiales son ajenos al mercado aerocomercial.
Avianca (Avian SA dentro del país), de la mano de Carlos Colunga, el ex CEO de Macair Jet (de Franco Macri), volvió a sumarse a los pedidos con 38 rutas para operar desde Córdoba y Tucumán. El año pasado había pedido 16 rutas.
Polar líneas aéreas, del ex Cata Airlines, Ricardo Barbosa, pidió 82 rutas y cerró un acuerdo con un aeropuerto en Merlo, San Luis, como base de sus operaciones.
En la antesala de las presentaciones, los gremios aeronáuticos pidieron sin éxito la cancelación de la audiencia por “las falencias, deficiencias e irregularidades evidenciadas sobre el sistema aéreo” y advirtieron la “violación de normativas laborales por parte de muchas de las nuevas empresas autorizadas en la anterior audiencia”. Así, señalaron que están “en estado de alerta y movilización”. n