ECONOMIA NEGOCIACIONES

En abril se profundizó 20% la caída de las exportaciones a Brasil

La caída del comercio con Brasil se profundizó en abril en medio de reuniones de funcionarios de los dos países para reactivar el intercambio, donde pesa la caída de la actividad automotriz. Las exportaciones al principal socio comercial llegaron a los US$ 1.264 millones, 20,5% menos que el mismo mes del año pasado. La baja fue más fuerte en las compras de productos brasileños, que fueron 27% menores, de US$ 1.284 millones.

El saldo comercial del cuarto mes del año fue negativo para la Argentina en US$ 20 millones aunque 80% menor que el rojo del mismo mes del año anterior. En cuatro meses, en cambio, el rojo suma US$ 281 millones, tres veces más que en el mismo período de 2013.

Según trascendió en el sector del comercio exterior, en las últimas horas las negociaciones para revitalizar el comercio y los reclamos de industriales locales al ministro de Economía, Axel Kicillof, habrían dado sus primeros frutos con la liberación de insumos provenientes de Brasil.
La baja de las ventas a Brasil estuvo explicada por autos y autopartes, además de cebollas frescas, arroz, ómnibus, trigo en grano e insecticidas; mientras que la caída de las importaciones desde Brasil llevaron a los industriales brasileños a culpar a la Argentina por la baja de las ventas de sus empresas.

Autos, autopartes y motores fueron responsables del 60% de la caída en marzo según el director de Desarrollo Industrial de la Confederación Nacional de la Industria (CNI), la contraparte brasileña de la Unión Industrial Argentina.
Y abril no escapó a la tendencia: la baja de las compras de productos brasileños por parte de la Argentina estuvo explicada por menos combustibles, tractores, motores para autos y partes, autopartes y autos, polímeros plásticos y neumáticos, además de camiones y mineral de hierro, según detalló el ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, a cargo de Mauro Borges, que ayer publicó las cifras del intercambio comercial.

Uno de los puntos que preocupan a los industriales y el gobierno brasileño es que, según las estimaciones de la CNI, la Argentina sólo tiene reservas para cubrir poco más de cuatro meses de importaciones. Por eso parte de la negociación en marcha con Borges y el ministro de Hacienda, Guido Mantega, contempla que los bancos comerciales brasileños financien la compra de sus productos en la Argentina, para que no caiga más el comercio total (la suma de las exportaciones e importaciones entre los dos países), que en lo que va del año ya bajó un 20%. El financiamiento, que podría rondar los US$ 2 mil millones, seguirá siendo parte de las negociaciones que continuarán el próximo martes y miércoles en Brasil con empresarios automotrices y funcionarios para cerrar un nuevo acuerdo de intercambio para el sector.  Con ese “aire” de financiamiento brasileño, los importadores se ilusionan con que podrán entrar más productos en el comercio general.



Patricia Valli