ECONOMIA A DIEZ DIAS DE LA AUDIENCIA

En el Club de París hay temor a una ‘bicicleta financiera’ argentina

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

desde París

A diez días de la audiencia, el 28 de mayo, entre la Argentina y el Club de París, aún hay un duro forcejeo del Gobierno con un núcleo  de países que reclaman el pago de unos US$ 10 mil millones desde 2002, y que que exigen la presencia del Fondo Monetario Internacional (FMI) que preside Christine Lagarde en la mesa de negociaciones, ya que consideran la propuesta argentina como una reestructuración de la deuda. Pero además, hay un renovado temor: que la oferta argentina encierre algo similar a una “bicicleta financiera”, indicó un funcionario de la Dirección del Tesoro, el organismo francés que ejerce la presidencia del Club.

Después de que los acreedores rechazaron la propuesta argentina de hacer un pago inicial de US$ 500 millones y el Gobierno rehusó hacer un desembolso de US$ 2 mil millones –como exigían sus acreedores–, se llegó a un punto de acuerdo para que el reembolso inicial fuera de US$ 1.000 millones. Pero sobre ese punto quedan en suspenso las fechas y las modalidades de pago. El Gobierno pretende que el pago sea “dentro del año que sigue a la firma del acuerdo”, lo que llevaría el vencimiento al segundo semestre de 2015. La segunda exigencia es poder pagarlo con bonos de corto plazo. El “núcleo duro” de acreedores teme estar asistiendo a una operación de cavalerie (literalmente caballería), término que designa el equivalente de lo que en Argentina se conoce como bicicleta financiera. El pago inicial en 2015 desplazaría en un año todos los vencimientos inicialmente previstos para reembolsar el saldo.

Esas dudas crean una situación de extrema fragilidad, pues un solo país puede bloquear las negociaciones: una regla de oro del Club de París determina que “no se puede adoptar ninguna decisión que no refleje el consenso de los países acreedores”.



Christian Riavale