ECONOMIA RECUPERACION

En mayo creció la ocupación de la capacidad instalada de los feedlots

Los valores ofrecidos para las operaciones de compra y venta se vienen manteniendo estables. Destacan una mejora de la calidad de animales.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

La ocupación de los feedlots alcanzó, a comienzos de  mayo, el 55% de su capacidad, luego de un primer trimestre (enero/marzo) de corrales en equilibrio. Durante abril se quebró la tendencia de un animal comprado por cada animal vendido, aseguró la Cámara Argentina de Feedlot.
De acuerdo al IRF (Indice de Reposición Feedlot) se situó en 1,35, con lo que se demuestra una mayor actividad en los corrales. Si se comparan con los registros existentes, desde 2008 a la actualidad, en abril se registra la mayor cantidad de animales ingresados en el año, indicó el lunes la Cámara Argentina de Feedlot.
Aunque habrá que ver al finalizar mayo si los ingresos disminuirán o, por las excesivas lluvias, parte de lo que normalmente hubiese ingresado en abril se corrió a mayo.
Párrafo aparte merece el sector de establecimientos que brinda servicio a terceros, conocidos como “Hoteleros”. La ocupación de los mismos viene con una tónica diferente al promedio general. “Estos establecimientos se encontrarían por encima del 75% de su capacidad, principalmente aquellos en las zonas cercanas a Buenos Aires”, indicó el informe de la entidad.

Precios. Los valores ofrecidos tanto para las operaciones de compra como las de venta, se vienen manteniendo estables. La invernada, en su pico de oferta, opera entre los 15 y 16 pesos por kilo vivo, mientras que el animal terminado para faena tiene precios corrientes de 17 a 18,5 pesos para animales pesados y 18 pesos a 19,5 pesos para las categorías denominadas “consumo liviano especial”.
Los costos de producción para los animales livianos se encuentran en los 14/14,5 pesos por kilo producido, aunque en algunos casos el exceso de lluvias afectó los índices de eficiencia y los costos están superando los 15 pesos.
Lo que se destaca también, en los comentarios de los engordadores, es la calidad y el estado en el que llega la invernada. Desde distintas zonas se advierte que las hembras y los machos están ingresando, desde los campos de cría, con una calidad muy buena lo que garantiza buenas eficiencias productivas, y además la buena calidad de carne que tendrá ese animal al momento de la faena.
Para lo que resta de mayo y las primeras semanas de junio, se espera que continúen los ingresos de invernada en lo corrales de manera fluida.
En otro orden, el sector sigue aguardando las novedades oficiales acerca de la posibilidad de que la Argentina sea aprobado por la UE para el envío de carne dentro del contingente arancelario 481/12. Cuota que premia, a la calidad de la carne terminada a corral, no cobrando derechos de importación.



Gabriel Quaizel