ECONOMIA EDUARDO CRESPO, ECONOMISTA

“Es deseable un Brasil estable para que la Argentina crezca”

.

Factores. La economía, esta vez, no explica la crisis, dice Crespo.
Factores. La economía, esta vez, no explica la crisis, dice Crespo. Foto:Cedoc Perfil
Economista y politólogo argentino que reside en Brasil desde hace años, profesor e investigador en la Universidad Federal de Río de Janeiro, Eduardo Crespo durante los últimos años fue un observador del proceso económico y político del principal socio comercial de Argentina. En una entrevista con PERFIL, considera que lo mejor para la Argentina es que Brasil se estabilice, y advierte que la salida de Temer es sólo cuestión de tiempo porque no tiene respaldos políticos, y vaticina: “La caída de la economía se puede volver a profundizar”, asegura.
—¿Qué tan probable es un impeachment a Temer?
—Es muy probable. Yo creo que Temer no se puede sostener mucho tiempo, no tiene el apoyo de los medios en estos momentos, no tiene el apoyo de los principales empresarios, ni de una parte importante del Parlamento que vienen del mundo empresario. Lo que creo que el grupo de él está negociando es una salida para no terminar presos. Yo creo que van a tratar de extender la negociación para ofrecer la carta de una renuncia.
—Una caída de Temer, ¿puede frenar el incipiente repunte de la economía de Brasil?
—Hasta hace unos meses había señales de que se frenaba la caída de la economía, daba la impresión de que algún número empezaba a ser mínimamente positivo. Lo que yo tengo es una impresión de que lo que puede pasar ahora es que la caída se vuelva a profundizar, sin poder definir sectores específicos.
—¿Es válido creer que hay actores económicos detrás de estos sacudones? Lo pregunto porque son popes económicos como Marcelo Odebrecht (o ahora JBS) los que están acorralados por la Justicia.
—Que tenés actores económicos jugando en todo esto, sin ninguna duda. Pero responsabilizar a esas empresas específicas es exagerado. La relación de ellos es producto de cómo funciona el sistema judicial, no es que quieran hacer caer al gobierno.
—¿Qué hay en la Justicia brasileña para poder avanzar como lo hace con los sectores de poder económico? ¿A usted le parece valorable eso o cree que son un mecanismo de condicionar la democracia?
—Acá lo que hay es la práctica del delato premiado. Si alguien que está involucrado en un escándalo de corrupción empieza a delatar y colabora con la Justicia, cuanta más gente “contamines”, mejor. Es una cuestión de supervivencia, no de querer implicar a propósito a alguien. Eso se aplica a Odebrecht y a JBS. Además, el sistema judicial tiene mucho aire, mucho poder.
—¿Puede la Argentina crecer pese a un Brasil convulsionado?
—Si Brasil se hunde, estamos hablando del principal socio comercial de la Argentina. El ocaso de Brasil no favorece a la Argentina, es bastante perjudicial, pero también lo es para la región en general. No creo que sea una variable necesaria ni que dependa absolutamente de eso, pero la estabilidad política de Brasil es algo deseable para que la Argentina pueda crecer.