ECONOMIA DIALOGO CON MIGUEL PONTE, SECRETARIO DE EMPLEO

“Es un escenario delicado y habrá que reubicar personal”

.

PONTE. Para el secretario, hay que cambiar “para sobrevivir”.
PONTE. Para el secretario, hay que cambiar “para sobrevivir”. Foto:Cedoc Perfil
Miguel Angel Ponte, ex director de Recursos Humanos de Ternium Siderar (una de las firmas de Techint), hoy es el secretario de Empleo del Ministerio de Trabajo y está a cargo de monitorear la transformación de industrias como la automotriz, los
textiles y la electrónica en Tierra del Fuego. Los objetivos de la reconversión son en algunos casos “crecer” y en otros simplemente “sobrevivir”. Dialogó con PERFIL al término de un foro de empleo joven organizado por la multinacional Adecco.
—¿Qué se entiende por reconversión de la industria?
—Las empresas necesitan una reconversión cuando dejan de ser competitivas y hay una serie de protecciones para defenderlas que no se pueden mantener en el tiempo. Hay cambios que son más problemáticos, como el que necesita la industria textil para sobrevivir, y otros que son para mantenerse y crecer, como el del sector automotriz.
—¿Cómo serían esos cambios?
—Lo de las automotrices ya está en marcha en las plantas de Córdoba. Es un tema de recalificación del personal y, por lo que vemos, va a abarcar pronto a todo el sector. Con respecto a las textiles es un tema que recién estamos empezando a estudiarlo. Ya armamos una mesa desde el Ministerio de Trabajo junto a los de Producción y Educación para analizar este escenario delicado, porque incluso podría requerir reubicar personal en otras áreas de las mismas empresas.
—¿Y qué pasa con la industria electrónica en Tierra del Fuego?
—Lo que está en duda es la relación costo/beneficio real para el país de mantener ese régimen de producción industrial en una provincia muy lejana, pero hay que hablarlo con los sindicatos y las empresas todavía. Tenemos dos agendas: una para el desarrollo y otra para evitar daños.
—En su participación en el foro del polémico convenio de empleo joven con McDonald’s. ¿Habrá planes similares?
—Hay determinados empleos que requieren una formación profesional y otros que son más flexibles. Se deben reservar los puestos que no necesitan tanta capacitación para los que aún no están estudiando una carrera en la universidad. Estamos tratando de hacer convenios con todas las empresas, porque hay un Estado que puede aportar un Entrenamiento para el Trabajo (EPT) anterior, si es que hiciera falta. Lo que importa es la empleabilidad y apuntamos a que los chicos que salen del secundario puedan practicar en las empresas para conseguir experiencia sin tener un vínculo laboral, lo que genera discusiones razonables con los sindicatos. Creemos que el sistema formativo real es el trabajo, lo dicen los libros.