ECONOMIA PROYECCIONES OFICIALES

Esperan que la inflación sea menor a 1% a partir de junio

.

PERFIL COMPLETO

El funcionario, que monitorea a diario planillas de ingresos y gastos y sigue un mapa de indicadores de compras y ventas y poder adquisitivo –como lo hacía cuando era un CEO en el sector privado–, asume que la inflación durante el primer trimestre no se movió a la baja como esperaban en la conducción económica. “Por eso comparto el objetivo del Banco Central, aunque no opino más allá de eso”, dice.

En sus planillas esboza dos certezas: una, que habrá recuperación del salario real durante este año, y que en paralelo se recuperarán las ventas de bienes de consumo masivo, cuya caída el año pasado fue la mayor diferencia respecto de los efectos de la devaluación de Axel Kicillof en 2014. “Esa vez cayó el salario real como en 2016, pero no la venta de alimentos porque las tarifas estaban bajas; la caída de 2016 la explica la suba de tarifas”, dice el integrante de la mesa chica en Casa de Gobierno señalando índices de consulta de la firma CCR. Su pronóstico es que, como este año la suba de servicios públicos será un cuarto de la de 2016, el consumo minorista se recuperará más temprano que tarde, aunque aún no sucede.

Apuesta. Ese análisis oficial se basa en creerle al jefe del Banco Central, Federico Sturzenegger, que con su endurecimiento monetario conseguirá contener la inflación. “Esperamos que desde mayo-junio la inflación empiece a parecerse al 1% mensual, y con varios meses de 0,X”, vaticina. En esa ruta, su lectura es que queda un abril “caliente”, de 2% en el Indice de Precios al Consumidor porteño, con impacto por la tarifa del gas.

“Salir de la trampa inflacionaria nos va a llevar entre 12 y 24 meses más, hasta llegar a un dígito”, lo pone en contexto el técnico del Gobierno. “Dominar la inercia inflacionaria no es fácil, y menos haciendolo sin ir a un tipo de cambio fijo, como lo hizo Domingo Cavallo en los 90”, analiza en retrospectiva. “Pero domar la inflación traerá amplios beneficios: basta ver que la cuota que ajusta por UVA es un tercio de la otra”, vuelve a enfocar en la apuesta a los créditos hipotecarios.