ECONOMIA EL PRONOSTICO DE KIGUEL

“Esto es una trampa, porque no se puede reactivar la economía”

PERFIL COMPLETO

Desde Rosario

“El problema del default restringe la posibilidad de que Argentina pueda estimular la economía y no podemos seguir haciendo economía monetaria imprimiendo billetes, porque en vez de ir a una mayor actividad, esos billetes se van a ir a los precios y se dispara el dólar blue. Entonces estamos en una trampa, porque no podemos reactivar la economía. La única solución que hay es con financiamiento. Durante el período 2003-2011 se pudo financiar con mayor gasto público y mayor emisión, pero esa política funcionaba porque la inflación era más baja y había reservas, hoy no es así. Para salir de esta trampa es necesario acceder al crédito. Resolver el tema del default no es fácil, se pagan errores de hace muchos años. Hay que empezar a trabajar porque si no se resuelve, la situación económica va a ir en un deterioro gradual”. Tal fue el diagnóstico que el economista Miguel Kiguel le transmitió a un auditorio colmado de empresarios en la última edición del PreColoquio Centro de la organización IDEA en Rosario. Esa perspectiva, además abona la mirada del grueso de los hombres de negocios: se viene un cierre de año complicado, y no hay claridad cuando se mira 2015.

La titular de General Motors (GM) Argentina, Isela Costantini, al frente del Coloquio que se hará en octubre en Mar del Plata, indicó que gestionan “día a día” con el Gobierno para superar las restricciones en el acceso a las divisas necesarias para las importaciones de bienes de capital para continuar con la producción. El sector automotor, de hecho, es uno de los más castigados por la crisis.

“En el primer semestre entramos en una situación recesiva y las empresas empezaron a ver que la demanda caía sin poder conocer el piso. Sin conocer hasta dónde se podía caer, comenzaron las suspensiones. Ahora es claro que esa caída sigue y se acentúa, por lo tanto los diagramas de producción se ajustan a este nivel de demanda y, todo lo que fue suspensiones en el primer semestre, se transforma en despidos en el segundo.

Vamos hacia una industria que va a estar trabajando en un turno sin horas extras, con impacto en el empleo”, le dijo por su parte a PERFIL el economista Dante Sica, otro que trazó un panorama preocupante ante los empresarios, aunque se apresuró en aclarar que no se trata de una situación como la de 2001. Para brindar esperanzas, Kiguel se refirió al poskirchnerismo: “Sea quien sea el candidato, Argentina va a entrar en un nuevo ciclo económico mucho más positivo que va a ser liderado por una fuerte caída en el riesgo país. Esa caída va a generar que ingresen capitales y financiamiento interno. Si hay capitales y reservas, estaremos mejor parados. Argentina puede crecer al 4% al año sin problema, pero no lo puede hacer sin reservas”.



Ignacio Negri