ECONOMIA MERCADO INTERNO

Estudian ‘corregir’ el impuesto a los autos y dar créditos blandos

Las automotrices deberán bajar los precios de algunos modelos para que el Gobierno suba el piso del tributo y subsidie tasas.

PERFIL COMPLETO

El Gobierno está ajustando los detalles de una serie de medidas para reactivar las ventas internas de vehículos. Tras las reuniones que mantuvieron en las últimas dos semanas los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Industria, Débora Giorgi, con los representantes de las terminales, el Gobierno implementaría cambios en el impuesto interno que comenzó a aplicarse desde enero, además de lanzar líneas de crédito con tasas subsidiadas.

Según afirmaron fuentes empresarias, la idea es que ese impuesto que se aplica en vehículos de más de $ 174 mil eleve su piso imponible a automotores de más de $ 250 mil.

“El objetivo es que gran parte de los automóviles que se producen aquí y en el Mercosur no estén gravados con este impuesto”, aseguró una fuente de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

A cambio, las automotrices reducirían los precios de varios modelos entre 10% y 15 %, según el tipo de vehículo.

El Gobierno tendría prácticamente decidido subsidiar la tasa de interés para la financiación de la compra de vehículos producidos en las plantas argentinas.

“Con esto pensamos que podría empezar una paulatina reactivación del sector”, aseguró la misma fuente, advirtiendo que las terminales están muy complicadas, con acumulación de stock y suspensión de personal desde hace casi dos meses.

En Economía aseguran que este esquema que se está terminando de armar “busca licuar los efectos políticos sumamente negativos que tendría para Kicillof respecto del impuesto interno. Que eso se vea como una marcha atrás”.

“Aquí se habla de corrección del impuesto, no de eliminar o de reducir drásticamente”, señaló uno de los principales allegados al ministro.
Si no se promueven cambios pronto, la situación del sector podría ser de una gran crisis en poco tiempo.

Un importante directivo de la Unión Industrial Argentina (UIA) admitió a PERFIL que “las automotrices tienen espalda para aguantar un primer semestre muy malo, pero, si las condiciones no cambian a partir del segundo semestre, van a empezar a despedir personal”.



Luis Di Lorenzo