ECONOMIA SE GANA CASI EL 15% EN DIVISAS

Furor inversor por el enroque entre las tasas y el dólar futuro

El salto en las Lebacs al 38% generó un nuevo negocio: comprar títulos y tomar contratos de moneda extranjera a corto plazo.

Foto:Marcelo Aballay
Algunos podrían decir que se trata de una de las paradojas del mercado; otros simplemente explican de un modo técnico por qué, en los primeros cien días del gobierno macrista, se termina cumpliendo el anhelado sueño kirchnerista de hacer atractiva la inversión en pesos.
En un mercado que permanentemente busca refugio en el dólar, la moneda nacional volvió, después de un largo período de tiempo, a ser una opción viable, al menos en el corto plazo. Sabrina Corujo, jefa de Research de Portfolio Personal, explicó que, por las condiciones actuales del mercado, hoy resulta atractivo invertir en moneda local. “Actualmente contamos con una tasa de interés en torno al 35% anual, que creemos que es un buen nivel. Por otra parte, hay una expectativa de tasa de devaluación anualizada de 25%, por un tipo de cambio que podría oscilar entre $ 14,50 y $ 15,50 en los próximos meses, como resultado de una mayor entrada de dólares provenientes de la liquidación de la cosecha, y en un panorama de resolución de los holdouts”, detalló Corujo.
Es así como se dan las condiciones para optar por lo que llama “instrumento sintético”, que gana adeptos en el mercado. Básicamente consiste en comprar con pesos las Lebacs –deuda emitida por el Banco Central– a 35 días de 38%, e inmediatamente colocar esas Lebacs como garantía en el mercado de futuros de dólar para adquirir un contrato lo más cercano posible a esa fecha, que, una vez cancelado, se cobra en pesos.
De esta forma, si las operaciones se cierran por ejemplo en los próximos meses, hay una tasa anualizada en dólares de 15%, a la que si bien hay que descontarle las comisiones, está ampliamente por encima del 1,8% anual en dólares que un inversor recibe por un bono a diez años de los Estados Unidos. Tan amplio rendimiento hizo que más gente se sumara a este tipo de inversiones, y una muestra de ello es el buen volumen operado en el mercado de futuros de dólar, de entre $ 400 y $ 600 millones diarios, aunque el grueso de los ahorristas aún se sienta más cómodo con los plazos fijos, que tienen una evolución sostenida en el sistema bancario.
Ezequiel Asensio, economista y socio de Nogal Consultores, consideró que “es esperable que esta metodología siga siendo atractiva por un tiempo, ya que creemos que la tasa de interés se encontrará elevada en torno a estos niveles en los próximos meses”. Es por ello que varios analistas mudaron en las últimas semanas sus posiciones en dollar-linked, bonos atados a la evolución del tipo de cambio operados en pesos, que hoy son menos demandados por estabilidad del dólar”

Paola Quain