ECONOMIA

Galuccio hace equilibrio entre los deseos de CFK y su agenda para Vaca Muerta

El titular de YPF viajó imprevistamente a Rusia para anunciar un pacto con Gazprom que no compromete inversiones. Desfile petrolero argentino en Texas, con la mira en México.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Desde Houston

En una clara muestra del pragmatismo que rige en el negocio petrolero, Miguel Galuccio se contorsionó esta semana para buscar inversiones en los dos polos antagónicos de la geopolítica internacional: Estados Unidos y Rusia. En línea con el deseo de la presidenta Cristina Kirchner, el presidente de YPF llegó el miércoles a la gélida Moscú para firmar un memorando de entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés), algo así como una carta de intención, con la petrolera rusa Gazprom a fin de analizar eventuales proyectos energéticos en la Argentina. Se trata apenas de un incipiente primer paso de naturaleza fundamentalmente política, encuadrado en la decisión de CFK de acercarse a Vladimir Putin con la ilusión de conseguir inversiones rusas para obras de infraestructura en el país, en especial centrales hidroeléctricas y nucleares.
De hecho, resulta curioso que –a contramano de lo que circuló inicialmente– el cortísimo press release de Gazprom no mencione el desarrollo de los yacimientos no convencionales de Vaca Muerta como uno de los objetivos del acuerdo.
Con todo, para Galuccio resultó una experiencia positiva: después de algunos meses se lo volvió a ver cerca de Cristina Kirchner y pudo dialogar cara a cara con Putin, condición sine qua non para destrabar negociaciones en Rusia.
Tuvo, sí, que ajustar abruptamente sobre la marcha su agenda (y su vestuario). Es que el ingeniero entrerriano había comenzado la semana en la húmeda Houston para participar del CeraWeek 2015, el mayor evento de energía de Norteamérica que se realiza todos los años en Texas.
Después de mucho tiempo, YPF ocupó un lugar de relevancia en la cuna de la industria del petróleo. Fue uno de los principales sponsors de la conferencia y Galuccio expuso ante un auditorio de 4 mil ejecutivos los avances en la producción de petróleo no convencional (shale oil) en Vaca Muerta. Al mismo tiempo, sin embargo, YPF era noticia en Buenos Aires por la colocación de un bono al 8,5% con el que captó US$ 1.500 millones que fueron leídos como otro refuerzo a las reservas del Banco Central.

Compañía. Galuccio no estuvo solo. Por los pasillos del hotel se pudo ver buena parte del establishment petrolero local. Resultó extraño verlo caminar en soledad a Alejandro Bulgheroni, uno de los dueños de Bridas, accionista de la petrolera Pan American Energy (PAE) y uno de los tres empresarios más ricos del país, en dirección a varios de los paneles del evento (ver aparte).  El titular de Tenaris, Paolo Rocca, otro peso pesado del establishment, que mantiene una tirante relación con la Casa Rosada, envío a dos laderos de su máxima confianza: Carlos Ormaechea, presidente de Tecpetrol, la petrolera del grupo, y Marcelo Martínez Mosquera, histórico de Techint que hoy se desempeña como asesor de Rocca en temas de petróleo y energía, también fueron de la partida. A su vez, con bajísimo perfil se lo pudo ver a Alfredo Poli, director de Pluspetrol, la tercera petrolera del país, que evalúa ahora hacer pie en México en el marco de la reforma energética que está encarando el gobierno de Enrique Peña Nieto a fin de permitir la participación del capital privado en la operación de campos de petróleo y gas. Y a Carlos Grimaldi, de Medanito, una de las pocas petroleras independientes nacionales.

 

El sueño americano del shale

PERFIL intentó consultar a Alejandro Bulgheroni, accionista de Bridas, los motivos de su presencia en Houston, pero el empresario esquivó el convite con humor. “Si querés hablamos del desarrollo del negocio lechero”, se divirtió. Sin embargo, este medio pudo saber que, en su carácter de titular de Associated Petroleum Investors, un desarrollo personal con el que vehiculiza inversiones en EE.UU., estuvo en busca de oportunidades todavía rentables en el alicaído negocio del shale de EE.UU.
Alejandro delegó la representación de PAE en la nueva generación de la familia, liderada por Marcos Bulgheroni, hijo de su hermano Carlos, y de su hijo Juan Martín, que de a poco ganan terreno en la conducción diaria de la segunda petrolera del mercado.



Nicolás Gandini