ECONOMIA JUAN JENSEN, ECONOMISTA BRASILEÑO

Hay escenario de ajuste en los dos países

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

En el marco de la presentación de la Alianza Latinoamericana de Consultorías Económicas, PERFIL dialogó con Juan Jensen, de la brasileña Tendencias Económicas.

—¿Cuánto puede traccionar el Mundial?
—Las estimaciones antes del evento, que fueron hechas hace dos o tres años, indicaban que el Mundial tenía un impacto muy pequeño sobre el PBI. Aunque hay algunos sectores con mejor performance, como la producción de televisores y el turismo, en el agregado no hay cambios. No cambia el año. Y ha surgido un sentimiento muy malo respecto del Mundial, y puede quedar un legado negativo para el país si no está bien organizado, en la visión externa sobre Brasil, y afectar inversiones.

—¿Es distinta la visión del Brasil al que le dieron el Mundial de la mirada sobre el Brasil que finalmente lo llevará a cabo?
—Cuando Brasil fue elegido por FIFA para hacer el Mundial, había una visión muy buena del país de crecimiento y de avance social. Desde hace algunos años, la performance de Brasil ha sido mala, con bajo crecimiento e inflación bastante presionada. Las inversiones y el flujo para Brasil disminuyeron. Hubo un cambio en la conducción de la economía y la política económica. El gobierno hizo cambios para generar más crecimiento, pero tuvimos menos crecimiento y más inflación, con intervención en sectores bancario, eléctrico y petróleo. Todo eso trajo retracción e incertidumbre y se redujo el apetito del capital extranjero.

—¿Cuánto ayudará la campaña electoral a la economía?
—Hay más gasto público, pero como hay restricción fiscal muy grande, no hay espacio para producir crecimiento con gasto público. El gobierno hizo contracción fiscal el primer año, empezó a expandir el gasto los años siguientes y llegó al último año sin capacidad de seguir generando más expansión fiscal.

— Y después de las elecciones?
—Se viene un cambio en el manejo de la economía, que ya empezó, porque no depende de las elecciones. Si viene un gobierno menos intervencionista y el empresariado ve un futuro con una mejor situación, aun con medidas contractivas fiscales y monetarias, el flujo de capital hará subir las inversiones. Si cambia el gobierno, hay nueva política clara desde la oposición. Pero también si Dilma es reelecta, habrá cambio en el equipo económico. El gobierno tiene que dar un shock de confianza. El Banco Central ya cambió su política.

—¿Qué pasará con la demanda de autos, que afecta a la Argentina?
—Por este año y el año que viene, no crecerá o crecerá muy poco. Este año habrá una pequeña retracción. En general, el consumo en Brasil venía creciendo 5% o 6% al año y ahora estará creciendo al 2%. El bajo crecimiento o estancamiento va a seguir en 2015.



Jairo Straccia