ECONOMIA LUIZ MOAN, TITULAR DE ANFAVEA

“Hay menos producción pero esperamos que se normalice el mercado”

Foto:Cedoc

La negociación con Brasil para cerrar un acuerdo automotor que equilibre una balanza hoy deficitaria para la Argentina seguirá esta semana en San Pablo. Allí se espera que se defina un cronograma y se comience a cerrar el financiamiento que Dilma Rousseff ofrece por noventa días para que nuestro país aumente sus importaciones de productos brasileños. Los representantes de Cristina Fernández intentarán no seguir aumentando el déficit del sector automotor, que ronda los U$S 7 mil millones al año. Uno de los protagonistas de los encuentros, el presidente de Anfavea –la Asociación que reúne a las terminales brasileñas–, Luiz Moan (directivo de General Motors, que en enero despidió a mil trabajadores en San Pablo), señaló a PERFIL que “todos los temas están sobre la mesa”.

—¿Fue buena la reunión con los ministros y las contrapartes argentinas?
—La reunión fue extremadamente positiva. Todas las partes explicaron su situación de mercado, producción y exportación sobre la mesa. Pero no hay nada cerrado. Esta semana analizaremos la situación de cuáles son los caminos que pueden contribuir a un aumento del comercio entre los dos países. No hubo ningún tema prohibido.

—¿Qué es lo que más los afecta?
—Hay una caída en el mercado argentino que es mayor que en el brasileño. No hay que olvidar que se trata de un sector donde se mueven US$ 21.000 millones de comercio anual entre la Argentina y Brasil. La baja de las ventas en el mercado local fue de 2,1% en el primer trimestre, lo que representa unos 18 mil vehículos. No se vio una caída tan grande. Pero todos los problemas están planteados y todas las salidas serán discutidas.

—¿Hay un compromiso real de integrar más autopartes argentinas en Brasil o depende de lo que digan las casas matrices?
—Se acordó un aumento de importación de autopartes argentinas y también por parte de la Argentina de las autopartes brasileñas. Se concluyó que hay una necesidad de aumentar la integración entre los dos países. El sector brasileño y el sector argentino deben discutirlo para definir qué se puede incorporar en autos y autopartes y será evaluado con las casas matrices.

—¿Prevén mantener las suspensiones que se estuvieron dando en las últimas semanas también?
—En Brasil hay una necesidad de reducción de la producción y por eso se dieron vacaciones colectivas, pero estamos trabajando en la preservación del empleo. Los empleados del sector son calificados y no es fácil reemplazarlos.

—¿Ve una recuperación de las ventas en el corto plazo?
—Vamos a buscar la normalidad del sector. En abril se volvió a crecer en relación con el mes de marzo y en las próximas semanas esperamos que se normalice la situación.



Patricia Valli