ECONOMIA ASESOR ESPECIAL DE PRESIDENCIA

Horacio Reyser, el gurú designado para cazar inversiones extranjeras

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

La inversión extranjera ascenderá a US$ 20 mil millones este año, prometió el presidente Mauricio Macri, cuyas expectativas triplican los US$ 6.612 millones que su predecesora alcanzó en 2014, según datos de la Cepal. Llegar a ese nivel es en parte tarea de Horacio Reyser Traver, ex socio del mayor fondo de inversiones en Latinoamérica, Southern Cross, y hoy asesor directo del mandatario en inversiones foráneas.
Durante 16 años, el ingeniero industrial del ITBA fue la mano derecha de Norberto Oscar Morita, empresario argentino que fundó el fondo de inversiones que maneja cerca de US$ 2 mil millones y aplica una filosofía de “alto involucramiento” en las compañías que controla.
Reyser empezó su carrera en la productora de acero Siderca, de Techint. Como planificador financiero participó en la adquisición de Sidor, siderúrgica venezolana que luego fue estatizada por Hugo Chávez.

Mundo CEO. En Southern Cross fue CEO interino de más de veinte empresas. Allí formó nexos con personajes que hoy son parte del Gobierno, como Mario Quintana, ex CEO de Pegasus y manager económico de Macri. Su vínculo se remonta al año 2000, cuando se redujo el directorio de General Payments SA, compuesto por Norberto Morita y Mario Quintana. Al final no quedó claro cuáles fueron los servicios prestados, pero Reyser quedó como director de la empresa.
Volverían a cruzarse en 2011 cuando Southern Cross mudó sus oficinas hacia Avenida del Libertador 602, edificio donde convivían con Pegasus y The Exxel Group. Sin embargo, el círculo de CEOs que hoy está en el Gobierno se entrelazó a través de la firma McKinsey, donde figuras como Quintana o Gustavo Lopetegui fungieron como consultores.
También trabajaron allí Juan Procaccini, flamante director de la Agencia de Inversiones Extranjeras, donde Reyser funciona como nexo con la presidencia, y Damian Scokin, que fue CEO de LAN antes de Lopetegui, y que en 2014 se unió a Ultrapetrol (Bahamas), para ocupar el puesto de Reyser.
Su escala en el mundo de los negocios llevó a Reyser a ser vicepresidente del centro de estudios Cadal, donde manifestó que “Latinoamérica atraviesa por una etapa crítica en su desarrollo. Mientras algunos países progresan, otros como Cuba, Venezuela y Argentina encuentran dificultades para el desarrollo y registran ausencias de libertad y atropellos a la propiedad privada”.
En Cadal conocería a Gabriel Salvia, uno de sus fundadores, quien expresó que Reyser estaba interesado en temas como la institucionalidad democrática, el estado de derecho y la inversión de largo plazo. “Siempre tuvo un perfil bajo. Estaba en la cresta de la ola del sector privado y consideraba que debía hacer algo por la función pública”, dijo Salvia a PERFIL. También el default era su preocupación. “Se hizo imposible calcular una tasa de descuento. Realizamos inversiones porque vivimos en el país y entendemos las reglas de juego. Pero no es fácil para un inversor extranjero”, analizaba Reyser en 2005.
Fan de rugby, es hijo de Horacio Florencio Reyser, un almirante retirado hoy asesor del Episcopado. Su hermano, Alejandro Reyser, es socio de FSA Group, firma encargada de ejecutar inversiones en Sudamérica.



Luis Carias Toscano