ECONOMIA EL INTERFINANZAS, SIN DEFINICIONES

Inquieta el futuro del banco para el que La Cámpora vetó a Eurnekian

El Central intenta que sus antiguos propietarios retomen el control, aunque no se descarta una venta a otras entidades.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

En pleno default, lo último que quiere el Banco Central es que un banco, por más chico que sea, tenga problemas. Por estos días, desde el órgano que conduce Juan Carlos Fábrega están buscando fortalecer la situación del Interfinanzas, una entidad que viene atravesando un largo proceso de regularización desde la crisis de 2002. El año pasado había estado a punto de pasar a la Corporación América, pero la operación cayó en diciembre tras un año sin la aprobación oficial por un enfrentamiento de la organización kirchnerista La Cámpora con su CEO, Eduardo Eurnekian, en el negocio aerocomercial, donde conviven Aerolíneas Argentinas y el dueño de los aeropuertos.

Desde entonces, al menos dos empresarios del negocio bancario aseguran haber recibido la “invitación” desde el Gobierno para adquirir el banco, pertenenciente a la familia Angelino (fundado por Miguel Angel y hoy conducido por su hijo Diego), y donde hasta la salida de la convertibilidad participó el Banco Creditanstalt, ahora controlado por el UniCredit. En 2012, la entidad austríaca hizo una última capitalización bajo un convenio con el Central que incluía la salida de los accionistas fundadores, a quienes se cuestionaba su comportamiento durante el corralito.

Los Angelino avanzaron en la venta a Corporación América. “Bienvenido al sistema financiero”, le había dicho la entonces jefa del Central, Mercedes Marcó del Pont, a Eurnekian, quien hasta compró la histórica esquina del “bar del Gallego”, en Honduras y Bonpland, para poner allí la sede del banco. Iba a pagar US$ 15 millones. Pero el convenio expiró en diciembre pasado, tras un año esperando el OK del Central. “Esto me excede”, dicen que Fábrega le dijo tras llegar al cargo, poco antes de que se venciera lo pactado. Había decisión de la Casa Rosada de bloquearlo. Desechado Eurnekian, hubo un intento de que ingresara Eduardo Elsztain, del Grupo Irsa, pero lo rechazó.

Además de buscar un comprador, el BCRA también analiza volver sobre sus pasos. Podría revocar las resoluciones que obligaban a los Angelino a la venta, y acordar que sigan con el control de Interfinanzas. Se trata de una entidad con un patrimonio de $ 80 millones, dedicada a créditos prendarios, hoy golpeada por la baja automotriz y los topes en las tasas.



Jairo Straccia