ECONOMIA REUNION POR LA ARGENTINA

Inquietud en el Club de París por el impacto de la causa buitre en el acuerdo con el país

PERFIL COMPLETO

Foto:Ministerio de Economía

Desde Paris

El Club de París sigue con “particular inquietud” la evolución de la crisis de la deuda argentina, admitió un funcionario de la Dirección del Tesoro, el organismo francés que ejerce la presidencia de ese grupo. Pero rehúsa formular cualquier pronóstico sobre la posibilidad de que el Gobierno cumpla el acuerdo con sus acreedores pactado hace un mes en la capital francesa: “Veremos qué ocurre cuando llegue el momento”, se limitó a comentar. Esa prudencia contrasta con las predicciones alarmistas que formulan algunos bancos y expertos en deuda externa, que prevén un “default inminente” del país.

Esto ocurre a pesar de que la semana pasa el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aseguró que el conflicto con los buitres “no afecta las negociaciones con el Club de París porque el cronograma son 64 contratos que se van suscribir en este tiempo. Y los acuerdos de inversiones extranjeras directas se respetan en virtud de los compromisos preexistentes”.

El caso argentino fue el tema central de una reunión celebrada el miércoles pasado en el marco del Club de París con participación de todos los países acreedores más el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), lobby que reúne a los principales bancos del planeta. Ese grupo, que representa la élite de las finanzas globales, comienza a interrogarse sobre la capacidad del Gobierno de cumplir con el acuerdo firmado el 29 de mayo con sus acreedores del Club de París, que prevé el pago de una primera cuota de US$ 1.150 millones antes del 31 de mayo de 2015. Pero el ministro Axel Kicillof prefirió dividir ese pago en dos partes: 650 millones en julio próximo y 500 millones en mayo de 2015.

La decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos “deja poco margen de maniobra a Argentina para responder a la presión que aparece en todos los frentes”, comentó el funcionario francés. Es por eso que, en un marco más general, el Club de París y el IIF consagraron especial atención a examinar al alcance de un paper del FMI que “propone una serie de nuevos enfoques en materia de deuda soberana” .

La convicción de que “Argentina está al borde del default”. Ese es el pronóstico formulado, por ejemplo, por el banco de negocios francés Natixis. “Si bien no hay dudas de que los fundamentos de la economía argentina son más sólidos que antes del default de 2001, las reservas no alcanzan para reembolsar a todos los holdouts”, sostiene el informe, redactado por el economista Juan Carlos Rodado. “Dado que el riesgo de default es real y las soluciones no son creíbles, recomendamos mantenerse alejados de las obligaciones argentinas”.



Christian Riavale