ECONOMIA LA NEGOCIACION AUTOMOTRIZ EN EL MERCOSUR

Inquietud fabril por privilegios a China

Los autopartistas, sorprendidos por la postura de la Argentina en el acuerdo con Brasil. El país vecino dice haber rechazado una propuesta local de incluir más partes asiáticas.

La prórroga del acuerdo automotor entre la Argentina y Brasil sorprendió a los autopartistas locales, que si bien preveían el escenario, reconocieron que no es el más favorable. Pero lo que más llamó la atención de las empresas del sector fue la propuesta del gobierno argentino para incluir piezas de origen chino.
Las empresas argentinas demandan una mayor integración de partes locales en los autos brasileños y en general es lo que se discute en el Mercosur. “Parece raro. Estábamos reclamando una reunión con Industria porque se acercaba la fecha para cerrar la negociación”, explicó Juan Cantarella, representante de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC).
Según fuentes del sector autopartista brasileño, las terminales ayudaron a desactivar el pedido de la Argentina, que los empresarios del país vecino interpretaron como “parte de la letra chica reservada de los acuerdos con China”. La excusa fue el año electoral, como de la misma forma ocurrió con las elecciones en Brasil el año pasado.
“Nunca hubo ningún pedido de incorporar piezas chinas”, aclararon por su parte las automotrices, que se deslindan de la propuesta y explican que en el sector no se puede cambiar de un día para el otro un proveedor.  
“Son procesos y estrategias de cada empresa, por cuestiones de competitividad, calidad, entrega y alineamiento de las casas matrices con proveedores globales”, indicaron.  
“No se propuso de nuestra parte”, aseguraron a su vez desde el Ministerio de Economía.  Pero el ministro de Desarrollo de Brasil, Armando Monteiro, fue consultado por la propuesta argentina y aclaró que no habrá cambios en el acuerdo que será prorrogado en junio. Funcionarios de la Cancillería brasileña, el Palacio de Itamaraty, confirmaron a PERFIL que la Argentina planteó esos cambios.
“No nos consultaron. Si lo hubiesen hecho nuestra postura habría sido negativa”, explicó Cantarella. “Hoy, sin modificar nada, el requerimiento de contenido regional exige menos piezas del Mercosur que de extrazona”, aseguró.
El acuerdo establece que el 40% del valor del auto puede venir desde afuera del Mercosur (extrazona). Pero el 60% del valor de un auto no son autopartes: es valor agregado, impuestos, marketing. “Si del total de los componentes de un auto el 65% son las piezas, hoy el 40% viene de extrazona y el 25% es de la región”, detalló el representante de AFAC.
En la reunión se acordó también presentar una oferta unificada a la Unión Europea en junio. La propuesta se basa en el acuerdo general que los dos bloques vienen negociando y no de un acuerdo de libre comercio automotor, según aclararon desde el Gobierno.
En cuanto a la prórroga por un año del acuerdo actual, para las terminales el escenario es otro que el de las autopartistas que presionan por tener cada vez más integración local: consiguieron sostener el esquema actual –que a su vez se estiró en 2014– por un año más.
“Dada la coyuntura del sector en ambos países (de caída de producción, ventas internas y exportaciones) y la necesidad de fijar una política común para los próximos diez años tomaron la decisión correcta”, indicaron fuentes del sector.

Patricia Valli