ECONOMIA ROBOTICA

La agricultura de precisión va hacia la programación total

La adopción de herramientas tecnológicas para programar las tareas de las maquinarias agrícolas contribuye a aumentar en forma exponencial la eficiencia y la productividad.

PERFIL COMPLETO

La agricultura de precisión (AP) ha logrado crecimientos increíbles en los últimos 15 años en Argentina y el mundo. A partir de los avances que aportó el manejo por ambientes, y en vistas de los desarrollos y las presentaciones que se realizarán en el corto plazo, se puede vaticinar un análisis prospectivo del futuro de la maquinaria nacional.

En lo que respecta a lo meramente técnico, la tendencia va hacia la información que permita conocer con anticipación la respuesta de los cultivos en cuanto a rendimientos potenciales para las diferentes zonas o ambientes en los campos. El uso de modelos predictivos, cada vez más precisos y confiables, puede ser una de las herramientas a tener en cuenta para un futuro cercano. Si bien hay algunos en funcionamiento, todavía no se ha logrado la confiabilidad necesaria, sobre todo en países donde no es tan simple predecir los factores climáticos con exactitud.

En cuanto al manejo a distancia, ya existen desarrollos mediante los cuales una persona puede manejar varios equipos (robots) durante la siembra, pulverización y/o cosecha. Estos avances hacen suponer que la agricultura va rumbo hacia la programación total, donde todo puede hacerse con mayor eficiencia en cuanto a logística y mejora del trabajo de las máquinas a campo.

La maquinaria inteligente que se puede reprogramar a medida que las condiciones del terreno o del cultivo cambian es la línea de trabajo que vendrá durante los próximos años.

El tamaño de las máquinas con respecto a su costo prácticamente se encuentra al límite. Los costos son muy altos cuando se los coteja con el tamaño y la eficiencia lograda; sumar en tamaño de la maquinaria sería perder eficiencia. Por lo tanto, durante los próximos años la mejora sustancial de esta relación dada entre las variables tamaño, costo y eficiencia va a estar determinada por la aplicación de tecnología que aumente la capacidad o eficiencia de la maquinaria, pero sin aumentar el tamaño y los costos sustancialmente.  

Los desarrollos sobre imágenes satelitales están abarcando diferentes utilidades a futuro que muchas veces parecerían imposibles de lograr, pero que cada día estamos más cerca de conseguir. Desde poder conocer con una imagen la calidad de los granos hasta determinar con gran exactitud los rendimientos de los cultivos antes de llegar a la cosecha y por ambientes, definir los ambientes con enfermedades y poder cosechar las zonas de manera diferencial. Todo esto generaría una mejora en la logística productiva.

Se podría decir que, a futuro, el rendimiento de los cultivos no lo estaría definiendo una serie de sensores montados en la cosechadora, sino que se podría lograr de manera más rápida y precisa con la utilización de imágenes satelitales.

La tecnología aplicada en las cosechadoras se destaca por el uso del piloto automático y el tamaño de las plataformas. Así, una plataforma de lona de más de cuarenta pies ya no sería factible de ser manejada con eficiencia por un operario capacitado si no está relacionado a algún sistema de autoguía. En cuanto a las aplicaciones variables de insumos y manejo de cultivos, también se estarían logrando sistemas de prescripciones a distancia y con mejora de exactitud en lo que respecta a diferenciaciones según ambientes.

En fin, esta tecnología no posee límites y nos permite cada día ser más eficientes y profesionales en el manejo de información a campo.



Andrés Méndez