ECONOMIA IMPACTO EN LA ECONOMIA REAL

La escalada del dólar blue congela las inversiones y condiciona el crecimiento

El salto del paralelo demora liquidaciones. El Gobierno traba importaciones clave y frena la economía. Las exportaciones crecen menos. El interior pide el Plan Kicillof.

El verano se fue y con él la explicación oficial de que la suba del dólar paralelo es ‘estacional’. La brecha entre el dólar legal y el blue del 80% convence cada vez más a los exportadores de retener ventas para esperar un mejor tipo de cambio. Así, baja el ingreso de dólares y el Gobierno vuelve a trabar importaciones de distintos rubros, pero de forma “salpicada” para evitar reclamos sectoriales, frenando bienes de capital e insumos que hacen mella en la inversión, lo que enfría la economía, golpea las exportaciones y completa un círculo vicioso que otra vez alimenta saltos en el mercado cambiario.

Los exportadores ya denuncian pérdidas de mercado. Las ventas al exterior cayeron 3% en el primer trimestre del año. Los US$ 1.310 millones que ingresaron como saldo del comercio exterior –que drena dólares por importaciones de energía más fuertes–, fueron casi la mitad que entre enero y marzo del año pasado.

Ante la escasez de divisas, el Gobierno volvió a trabar importaciones, desde bienes de capital y piezas para la construcción hasta alimentos –delicatessen como castañas de Cajú o fideos italianos y otros como latas de choclo o conservas de pescados–. Las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI) suman hasta los insumos y repuestos para análisis de sangre de terapia intensiva de hospitales como el Clínicas y los de niños, Garrahan y Ricardo Gutiérrez, entre otros, según aseguraron fuentes del sector. También se trabaron insumos para la industria láctea que amenazan al stock de conservantes para yogures, dulce de leche y crema.

Las restricciones sobre el mercado del dólar, lejos de flexibilizarse para descomprimir la presión sobre el mercado paralelo, parecen cerrarse más con el pedido del Banco Central de informar en qué se gastaron los dólares extraídos como “adelanto con tarjeta de crédito” en el extranjero, una señal que –según coinciden los economistas de todos los espectros– impacta en las decisiones de inversión.

“El mercado paralelo es reducido y especulativo, pero se le debe prestar atención porque con el paso del tiempo los diferentes sectores de la economía comienzan a interanalizar que el valor de cotización del blue es el que tienen que tomar para sus operaciones, cuando en realidad no se corresponden con los principales indicadores de la macroeconomía”, señaló el economista de la Gran Makro, Agustín D’Attellis, a contracorriente de lo que remarcan en diversas áreas del Gobierno, que considera el precio el paralelo un dato marginal.

Voz interior.
Las economías regionales, en tanto, vuelven a reclamar tipos de cambio diferenciados por sector y actividad. Los pedidos de reuniones entre sectores productivos y funcionarios del Gobierno se acumulan, junto a las presentaciones ante la AFIP para destrabar reintegros a las exportaciones.

Por caso, uno de los sectores que las próximas semanas se reunirá con funcionarios de Economía, Trabajo, Agricultura y la AFIP es el pesquero. Pero no es el único. Los productores de peras, manzanas, olivas y arroz, entre muchos otros productores regionales, presionan a intendentes y gobernadores por soluciones desde la Nación; argumentan que la suba de los costos y la inflación, se aceleró más que la tasa de devaluación y que hoy lo que liquidan por exportaciones no llega a compensar los costos internos.

“No estamos pidiendo una devaluación. Sabemos que no está dentro de los parámetros del ‘modelo’, pero creemos que se puede llegar a una paridad cambiaria sectorial al eliminar las retenciones a las exportaciones y mejorar los reintegros a la exportación”, explicó el presidente del Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA), Oscar Fortunato. “Podría haber un desdoblamiento para las economías regionales”, coincidió el vicegobernador de Jujuy, Guillermo Jenefes.

El desdoblamiento que reclaman los productores y por el que pugna el viceministro de Economía, Axel Kicillof, cobró fuerza con el traspié televisivo del ministro Hernán Lorenzino aunque cerca del funcionario aclaran que no se prevén cambios en el Gabinete.



Patricia Valli