ECONOMIA EL PEOR AÑO DESDE 2010

La minería aportará menos dólares a la economía

PERFIL COMPLETO

A lo largo de todo su mandato, la presidenta Cristina Kirchner pagó el costo de defender la actividad minera de las críticas ecologistas porque considera que es un sector clave para generar divisas. Este año, sin embargo, será el que menos dólares aporte a la economía desde 2010. Por una combinación de baja de precios internacionales de los metales que extrae y vende, y problemas domésticos, este 2014 caerían las exportaciones y hasta hay riesgo de que se pierdan puestos de trabajo, según advirtió Martín Dedeu, presidente de la Cámara de Empresarios Mineros en el marco del acto del Día de la Minería en Catamarca.
“Estamos haciendo lo imposible para que no se pierda empleo, pero sí se puede perder”, dice Dedeu. El sector emplea 100 mil personas según las empresas y más de 400 mil según el Gobierno. En 2010 se exportaron más de US$ 4.500 millones. El año pasado, unos US$ 4.100 millones. “Este año no será superior y puede ser menos”, dice Dedeu. “La devaluación de enero mejoró un perfil casi insostenible”, apunta el abogado, quien durante su discurso aclaró que las empresas que representa no están en condiciones de prometer un crecimiento en la producción como les pide el Gobierno. El miércoles próximo el Poder Ejecutivo pretende anunciar un convenio con metas de producción, exportaciones y puestos de trabajo como los que la jefatura de Gabinete ya firmó con otras áreas. Pero no hay acuerdo.
La CAEM afirma que las trabas para girar dividendos e ingresar insumos frenan la producción. En diálogo con PERFIL, el secretario de Minería, Jorge Mayoral, rechazó las críticas. “La estimación de producción muestra que no es así, porque si no tuvieran insumos no podrían cumplir esas metas”, agregó. Sobre el no giro de utilidades, contestó: “Lo dice Dedeu, pero no los accionistas: estuve con John Thornton, de Barrick, con John Smith, de Silver Standard y con accionistas de Glencore, y ninguno me dijo nada porque lo reinvierten”

J. S.