ECONOMIA COMMODITIES SIN ENERGIA

La rentabilidad del maíz peligra en gran parte del país

Un sondeo realizado por los CREA en 249 distritos del país arrojó que en el 93% de ellos el cultivo de maíz no sería rentable en el ciclo 2014/15 por la coyuntura de precios y costos.

PERFIL COMPLETO

Foto:Norberto Melone
El maíz ya no es rentable. A pocos días de que comience la siembra, las condiciones actuales impactan negativamente sobre esta producción y su cadena de valor, con el riesgo de sufrir una caída en la inversión, la producción y el empleo que esta actividad genera, ya que en el 93% de los 249 distritos analizados el maíz no sería rentable. Así surge de las estimaciones de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea). La caída del precio internacional del maíz, sumada a la excesiva presión impositiva que pesa sobre la producción agropecuaria y la inflación, llevarían a que este año el cultivo sea rentable –pero con un elevado riesgo– sólo en el 7% de los distritos donde se siembra.
Hay regiones donde se va a necesitar rendimientos 70% superiores al promedio de las últimas seis campañas para poder equiparar los gastos de producción de maíz con los ingresos. Es el caso del NOA. Mientras que en la mayor parte de los departamentos de Santa Fe se requerirá un rendimiento 10% superior al del promedio histórico para cubrir los costos.Este estudio comprobó que en muy pocas localidades –generalmente aquellas cercanas a los puertos o industrias– hay posibilidades de que sea viable con los rindes históricos del cultivo de maíz y con un precio de cosecha de 140 dólares por tonelada (precio para la posición de abril de 2015, en el Mercado a Término de Buenos Aires; ver mapa adjunto).
“Desde la Comisión de Enlace, Aacrea, Aapresid y Maizar, queremos recalcar que, de continuar esta política de alta presión impositiva nacional que afecta a las empresas, y con el mantenimiento de los tributos y de las restricciones a la exportación, con el elevado riesgo comercial que esto conlleva, el maíz vivirá una situación similar a la que atravesó el trigo en las últimas dos campañas, recordadas como las dos peores siembras en cien años”, dijeron las instituciones en un comunicado conjunto. Sin dudas, esto traerá consecuencias socio-económicas negativas para las comunidades del interior –donde el campo hace el 78% de su inversión– ya que la actividad y el empleo se verán fuertemente afectados.
Para finalizar, agregaron: “La Argentina necesita salir del modelo de monocultivo de soja que deben desarrollar los productores por la intervención oficial en los mercados de cereales. Este sistema es técnicamente insostenible a largo plazo”

Maria Lorena Rodriguez