ECONOMIA UNA ESPECIE DE ‘LITA DE LAZZARI DIGITAL’


Lanzaron Precios Claros, una web que revela la dispersión en los súper


Foto:Cedoc
El Gobierno puso en marcha ayer la página de Precios Claros que permite comparar el costo de productos de una canasta básica entre los supermercados de la zona de cada usuario. En líneas generales, dejó en evidencia la gran dispersión de precios entre las cadenas.
Un kilo de yerba Amanda puede ir de los $ 45 a los $ 52, según donde se compre. Y lo mismo ocurre con un paquete de harina, donde la diferencia puede ser de casi $ 3 en un producto que promedia los $ 12. “Hoy la competencia entre los supermercados es por promociones y no por precio”, explicó el director nacional de Defensa del Consumidor, Fernando Blanco Muiño.
En el debut, entraron 100 mil personas a comprobar los precios en la web que  tuvo problemas técnicos por la demanda. El sitio, desarrollado con recursos del Estado entre el Ministerio de Producción y el de Modernización, permite comparar por productos e imprimir una lista –o verla desde el celular– para llevar al supermercado y elegir dónde comprar. Es la reversión tecnológica del “camine, camine”, de Lita de Lazzari, la fundadora de la Liga de Amas de Casa, eslogan que retomó el secretario de Comercio, Miguel Braun.
“Recién el lunes se va a poder evaluar la relación entre la consulta en la web y la decisión de compra”, estimó el director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), Juan Vasco Martínez. “Nosotros cumplimos en mandar los paquetes de información”, destacó desde el lado de las grandes superficies. El 15 de abril empezaron a enviarse los datos y desde entonces se realizaron pruebas para la puesta en marcha.
En total, hay 109 categorías  de alimentos, bebidas, artículos de limpeza y de higiene personal listados, y los supermercados deben informar todos los productos de cada una. Por el momento no hay alimentos frescos, como frutas o verduras. Blanco Muiño detalló que la web –que más adelante se convertirá en aplicaciones para celulares– apunta a generar un “cambio cultural” y reconoció que se lanza en un “complejo contexto inflacionario”.
La página es actualizada a diario y recibe también denuncias sobre faltantes por las que los supermercados pueden sufrir multas que van de los $ 100 a los $ 5 millones, según la reincidencia.

Patricia Valli