ECONOMIA DE LA MANO DE LOS HEDGE FUNDS

Las constructoras se reconfiguran en una apuesta por la obra privada

Las grandes del sector buscan fondeo en el exterior, con la perspectiva de un boom de desarrollos privados de la mano de hipotecarios y nueva regulación tributaria para el sector.

Desarrollos. TGLT tiene desarrollos de vivienda en el distintos sectores de ingresos. En San Telmo, prepara una gran obra.
Desarrollos. TGLT tiene desarrollos de vivienda en el distintos sectores de ingresos. En San Telmo, prepara una gran obra. Foto:cedoc

Las fichas en el mercado de la construcción comienzan a reacomodarse y no es casualidad, en el año en que se espera que los privados y el Estados impulsen con fuerza la tan ansiada infraestructura.

Es por eso que la compra de la desarolladora TGLT de la constructora Caputo SA: generó tanto ruido el viernes. No es para menos, de la última tiene participación Nicolás Caputo, amigo del presidente Mauricio Macri.

En voz baja, los principales competidores de estas dos empresas admiten que será todo un desafío competir con esta alianza, de la que TGLT aseguró que buscará mantener y potenciar a cada una de las firmas.

Además, aseguran que hay impacto tanto del lado de las desarrolladoras como de las constructoras.

“TGLT es una de las empresas más recientes en el escenario local pero han crecido con fuerza y compiten por igual por terrenos muy costosos con grandes jugadores”, apuntó Gustavo Weiss el presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), sobre los gigantes Consultatio e IRSA.

Con la compra de Caputo, TGLT es una empresa que aumenta su potencial de crecimiento. “No es una operación habitual que una desarrolladora compre una constructora”, dijo Weiss a PERFIL y ratificó la visión del sector sobre las buenas previsiones para construcción en 2018, ya sea por parte de privados como por parte del Estado a través del financiamiento de Participación Público Privada (PPP). Si bien en el sector admiten ciertas demoras, esperan que la Argentina se puede “poner al día” con el potencial que esta herramienta demostró en los países de la región.

“Para los colegas que estamos en ese nivel no nos cambia mucho. Como mucho no usaremos a Caputo para cotizar las obras porque va a estar desarrollando y construyendo”, señaló Gonzalo Monarca, de la desarrolladora que lleva su apellido. “No es algo negativo, si ellos lo ven como forma de sus proyectos para desarrollar y construir. Ellos lo ven como una asociación estratégica”, remarcó.

Por otra parte, descartó un riesgo de cartelización. “Lo que hacemos es obra privada. Y en los Procrear se va a licitaciones públicas. Si Monarca tuviese la posibilidad de asociarse con una constructora grande lo haría. Es una buena alianza”, agregó.

Al momento de analizar la estrategia, en el mercado ven que las constructoras están empezando a desarrollar. En ese marco, sí genera un ‘gigante’ en el mercado que lo pone al nivel de las grandes competidoras como IRSA (de Eduardo Elsztain) o Consultatio (Eduardo Costantini).

“Va a ser un año de inversión a partir del segundo semestre a través de los fondos cerrados de inversión”, anticipó Monarca. “Nosotros mismos estamos estamos hablando con fondos del exterior para que cuando esté la eliminación de la doble imposición de los fondos cerrados de inversión, que se prevé que se complete en marzo. Los bancos solos no van a poder bajar”.


Construcción. Por el lado del mercado de empresas que construyen edificios, Weiss destacó que “está repartido entre varias empresas que compiten mano a mano por cada proyecto”. Este grupo está integrado por cinco firmas entre las que está Caputo S. A. que tiene 80 años en el mercado. Criba es una de las grandes que además de avanzar en la construcción de edificios de oficinas, viviendas, tiene obras industriales, de salud y edificios públicos.

Constructora Sudamericana (Cosud) tiene unos 50 años en el mercado y entre sus últimas obras se destacan los pabellones deportivos en el parque Olímpico de los Juegos Olímpicos de la Juventud y obras en el parque eólico en Bahía Blanca.

Riva también integra esta lista de las grandes que construyen edificios, con casi 80 años y una larga lista de obras como aeropuertos, casinos, La Rural, Metrobus 9 de Julio. Dycasa si bien participa, está más orientada al negocio de obras porturarias, gasoductos, obras ferroviarias y subterráneas.

Todas ellas ellas son consultadas para los proyectos pero ahora crece con claridad el alcance de Caputo S.A.