ECONOMIA MIENTRAS AQUI SE DEBATEN CONVENIOS HISTORICOS

Las discusiones laborales en el mundo, de la equidad de género al cambio digital

.

EN DEBATE. The Economist avanzó sobre cómo seguir la automatización. Protestas en EE.UU. por salarios.
EN DEBATE. The Economist avanzó sobre cómo seguir la automatización. Protestas en EE.UU. por salarios. Foto:CEDOC PERFIL
El gobierno de Cambiemos puso en la mira reformar el mercado laboral para hacer más atractivas las inversiones. ¿Qué se debate en otras partes del mundo sobre el tema? Aquí, un resumen:
En Francia, las reformas laborales impuestas por el gobierno de François Hollande marcaron un antes y un después en sus mediciones en las encuestas. En marzo del año pasado, el gobierno socialista empezó a trabajar en un borrador de una ley que apuntaba a reducir una “testaruda” tasa de desempleo del 10,6% flexibilizando las regulaciones laborales existentes, eliminando el máximo de 35 horas de la semana de trabajo y habilitando a empresas a despedir a empleados acusando “razones económicas”. Las reformas fueron rechazadas por opositores y sectores de su propio partido y Hollande se vio forzado a pasarlas a la fuerza sin una votación parlamentaria. Al parecer por el último dato disponible de desempleo en noviembre: 9,7%, las reformas no parecen haber afectado la situación del empleo francés.
En Estados Unidos, durante los años de la administración Obama la tasa de desempleo bajó consistentemente hasta llegar a un nivel del 5%. Durante el último año electoral, la economía y más específicamente el empleo fueron un eje de discusión en las políticas de ambos partidos. Mientras Hillary Clinton proponía aumentar el salario mínimo nacional de US$ 7,25 a US$ 12 la hora, durante las primarias republicanas, Donald Trump (que se hizo famoso con el reality show Estás despedido) consideró que “no se puede aumentar [el salario mínimo] si vamos a competir con el resto del mundo”. Luego, como el candidato republicano oficial, Trump aclaró que pensaba que debía haber un aumento en el salario mínimo pero que debía ser una cuestión resuelta por los estados, no por el gobierno federal. Ambos apoyaron cambios en las licencias por maternidad pagas, Clinton sugiriendo 12 semanas y Trump prefiriendo seis.
En Finlandia, el Estado encaró un experimento conocido como renta universal básica con el objetivo de medir cuál puede ser la respuesta de la sociedad si se le da un ingreso sin contraprestaciones a la población, como forma de anticiparse a lo que puede ser un boom de mano de obra desocupada si avanza la tecnología y destruye puestos de trabajo (ver aparte).
Durante el año pasado, Chile experimentó una serie de enfrentamientos internos por las reformas propuestas por el gobierno de Michelle Bachelet que daba mayor poder de negociación a los sindicatos. La ley 20.940 oficialmente “moderniza el sistema de relaciones laborales”, originalmente incluía condiciones sobre la capacidad de las empresas para negociar con ciertos sindicatos y prohibía que trabajadores fuera de los mismos captaran beneficios negociados. Sin embargo, luego de algunos desafíos legales, la ley que se terminó promulgando no contenía estas condiciones más “combativas” pero de todas formas fue considerada un importante avance para las relaciones laborales” por Bachelet.

FRANCISCO BUENO