ECONOMIA DESIGUALDAD LABORAL

Las mujeres ocupan sólo el 15% de los puestos directivos en el país, debajo de la media global

El 53% de las empresas no tiene directoras. Se estima que no se alcanzará la paridad de género "hasta 2060".

Mujeres en puestos directivos.
Mujeres en puestos directivos. Foto:Cedoc

La participación de mujeres en las cúpulas empresariales es baja a nivel global y más en la Argentina. En el mundo, sólo acceden al 25% de los cargos directivos. En la Argentina, la proporción es todavía menor: del 15%. Además, en el último año la participación bajó tres puntos, desde el 18%. En el promedio de América Latina las mujeres también están mejor posicionadas que en el país: hay un 20% que llega a la cúpula.

Así lo revela la encuesta anual de Grant Thornton a más de 5.500 directivos en 36 países que muestra que además a nivel mundial existe un 34% de empresas que no tienen mujeres en sus cargos directivos en 2017. En la Argentina, el 53% de las empresas no tiene cargos ocupados por mujeres entre sus directivos, mientras que en la región, la proporción es del 48% de empresas con dirección exclusivamente masculina.

“Si la tendencia se mantiene, se estima que no alcanzaremos la paridad de género hasta 2060”, aseguró Carolina Salamanca, gerenta senior de Marketing, comunicaciones y desarrollo de negocios para América Latina y Caribe de Grant Thornton.

Para mejorar la participación en la dirección, las mujeres se unen para analizar los temas comunes y cómo romper el “techo de cristal” que impide los ascensos. La desigualdad en el reparto de las tareas del hogar y la responsabilidad del tiempo de cuidado de hijos o familiares que recae sobre las mujeres sigue siendo un factor que impide el acceso.

Entre las causas, Salamanca cita el “estereotipo social” sobre los “puestos de responsabilidad” y factores externos asociados a patrones sociales y culturales, que hacen que la mujer sea percibida y evaluada de manera distinta a la hora de pensarla en un puesto de liderazgo. También apuntaron a la creencia popular de que “los hombres buscan los riesgos y las mujeres son reacias a ellos”. Pese a los estereotipos, consideraron que un ambiente diverso en la composición de la dirección puede mejorar la perspectiva y la toma de decisiones.

Para ganar acceso, en tanto, “se organizan reuniones de mujeres directivas para analizar los problemas comunes, como la cultura de la empresa y cómo generar igualdad de oportunidades. También se trabaja en círculos de recomendaciones y se busca conocer a las pares para tratar de promover una mayor participación”, explicó Silvia Sonneveld, socia y directora de Boston Consulting Group en San Pablo, Brasil.

Incluso en los casos que las mujeres llegan a los principales puestos, lo hacen en “posiciones de apoyo” como recursos humanos, finanzas o marketing.