ECONOMIA EL ‘CONTADO CON LIQUI’, A $10

Las reservas, a punto de caer de US$ 27.000 millones a pesar de la calma cambiaria

El Banco Central logró terminar la semana con un nivel de reservas de US$ 27.058 millones, en una jornada en la que compró en el mercado mayorista unos US$ 200 millones, pero debió afrontar el pago de los bonos PAR por unos US$ 167 millones en total y cancelaciones de importación de energía.

Así, la entidad presidida por Juan Carlos Fábrega, perdió en una semana US$ 132 millones y moderó fuertemente la salida de los dólares de sus arcas en comparación con el promedio de enero (US$ 200 millones diarios).

La cotización del dólar presentó mínimas variaciones a lo largo de las últimas cinco ruedas. Al cierre de ayer, sin embargo, el tipo de cambio oficial fue de $ 8,015, la misma cotización registrada el lunes.

Con esos valores, el dólar ahorro cerró a $ 9,61, mientras que el tarjeta finalizó en $ 10,82, apenas tres centavos por debajo del blue que se operó a un promedio de $ 10,85. Esa mínima diferencia entre el ilegal y el que pagan los argentinos que realizan compras en el exterior, llamó la atención de los cambistas que también destacaron que en el mercado de capitales el dólar “contado con liquidación”, se colocó por debajo del ilegal al llegar a $ 10. Al respecto, fuentes del sector financiero destacaron que posiblemente la semana que viene esa diferencia quede reducida.

Lejos de los titulares que supieron ocupar, los Certificados de Depósitos de Inversión (Cedin), que fueron la herramienta central del blanqueo de capitales iniciado en mayo pasado, sumaron numerosas operaciones en los últimos tres días, en la víspera del vencimiento del programa el próximo lunes y que podrá extenderse sólo si así lo decide el Ministerio de Economía.

El total suscripto hasta ayer fue de un total de US$ 611.000 millones, por 14.508 certificados, de los que se pagaron unos US$ 383.000 millones. Ayer se suscribieron US$ 15 millones, muy por arriba del promedio de entre 3 y 4 millones de dólares de los días previos, en una disparada final previsible.



Paola Quain