ECONOMIA CUBREN 23% DE LA DEUDA

Las reservas, un flanco débil ante un ‘cisne negro’

Los fondos del Banco Central alcanzan a cubrir 37% de las obligaciones públicas externas. Alerta por el “riesgo de liquidez”.

Sturzenegger, titular del BCRA.
Sturzenegger, titular del BCRA. Foto:Télam

La mayoría de los escenarios económicos para los próximos dos años para la Argentina excluyen sobresaltos financieros “mientras se mantenga el actual contexto externo y sigan las tasas bajas de financiamiento en el mundo”. ¿Y si hubiera un sacudón, de esos imprevisos, que al mercado le gusta llamar ‘cisne negro’? Ahí, hay una inquietud que aparece en algunos reportes financieros: el bajo nivel de deudas respecto de la deuda externo.

Al cierre de actividades el viernes de esta semana, las reservas del Banco Central eran US$ 48.242 millones. En un informe del Balance de Pagos difundido por el INDEC, la deuda externa tanto pública como privada a fechas de marzo de este año fue de US$ 204.509 millones, que representó un aumento del 16% respecto del mismo mes del año pasado. Dentro del total, la deuda pública externa del Gobierno era de 128.482 millones de dólares. Es decir que, tomando los datos más recientes, frente a la posibilidad de que el Banco Central tenga que salir a cubrir las deudas públicas en su total, el ratio reservas a deuda pública externa es de 37%, y respecto del total de deuda, ese ratio es 23%

Argentina tiene un stock de reservas netas de pasivos en dólares de sólo US$ 21 mil millones de dólares, mientras que las reservas brutas (que incluyen el swap con China) representan US$ 48 mil millones. Representan 8% del PBI, menos que en Chile (15%), pero también cubre el 23% de la deuda del país (contra Perú que cubre el 80 y Brasil, el 60). El BCRA busca elevar esos ratios. 

Alerta. En febrero de este año, durante una presentación de la revista The Economist una de sus analistas remarcó que, en aquel momento: “La Argentina cubre el 20% de su deuda con las reservas, cuando Perú cubre 80% e incluso Brasil, el 60%”.

PERFIL planteó el debate en referentes del mercado, cuando el bajo nivel de deuda sobre PBI parece ser un aliciente para que el Gobierno consiga crédito en el exterior. “La Argentina enfrenta sin dudas un riesgo de liquidez”, indicaba el martes Juan Barboza, economista del Banco Itaú, en la reunión de inversores que se realizó en un hotel céntrico. “Sin dudas el país está expuesto a un riesgo de liquidez, más que Chile o México”, apuntó, aunque elogió que las reservas brutas están creciendo.

Daniel Marx, director ejecutivo de Quantum Finanzas y ex negociador de la deuda, aclara que “en realidad, el concepto que las reservas del Banco Central están relacionados con el nivel de deuda pública no es correcto”. Y agrega: “El Central tiene reservas como instrumento monetario, no para pagar la deuda”. El uso de reservas del Central para pagar la deuda sería una situación extremadamente excepcional, pero incluso frente a esa situación, el factor distintivo de la Argentina es el acceso a crédito externo del ente monetario para complementar el uso de reservas ya que el nivel es suficiente para hacer frente a un shock de duración corta.

Mientras tanto, Zielonka argumenta que, si bien el riesgo por definición siempre existe, no es demasiado preocupante. El nivel de reservas brutas es bajo —en la Argentina son iguales a 8% del PBI, notablemente menor que en Chile (15%), Brasil (18%) y Perú (29%)— y es preocupante, pero la ventaja de “un programa de acumulación de reservas como el que anunció el BCRA hace un par de meses es que precisamente disminuye la vulnerabilidad financiera si es que el “cisne negro” se presentara”.